miércoles, 1 de agosto de 2007

Sol

Sonríe con toda la cara. Especialmente con los ojos. Inalcanzable. Cuando la tocas no te quemas, pero sabes que no podrás pasar de ahí. Cada minuto con ella es un helado de fresa y nata.