jueves, 6 de septiembre de 2007

¿Kitesurf o katesurf?

Hay un tipo que vive donde veranean mis padres. Es una urbanización de playa, pija-pija. El sujeto en cuestión pasó siempre sus vacaciones allí, desde pequeño, haciendo windsurf, todo el día en la puta playa o jugando al frontenis con la pandilla. Se quedó en la adolescencia, por lo visto, y decidió que su vida fuera un verano: se casó con su novieta de siempre, se hizo un chalet en la urbanización pija-pija, se compró un quad para llevar los trastos de katesurf o kitesur (según unos u otros, caitsurf en cualquier caso) y en otoño, cuando ya no queda nadie, es el puto amo del lugar.

La gente lo toma por imbécil. Igual lo es. O no. Pero mientras nosotros nos cagamos en el ruido del camión de la basura, en el botellón o en la mierda de transporte público que tenemos, por decir algo, él ve las estrellas, escucha el sonido de las olas y huele el salitre del mar.

No hay comentarios: