miércoles, 12 de septiembre de 2007

Otro día de mierda-día en Madrid 3

Parecía que iba a empezar mejor. Me levanto, me ducho, desayuno. Vuelvo a la habitación, ya estaba limpia. Empieza a sonar el teléfono. Recibo una orden confusa de mi jefe. Toda la mañana hasta que consigo descifrarla: ni mi jefe ni los jefes de mi jefe conocen el negocio. Hemos perdido una mañana preciosa.

Mierda. Mierda. Mierda. Tengo que poner distancia.

1 comentario:

Johnymepeino dijo...

Nada que ver con el post (o tal vez demasiado). El comentario que te dejé estaba transido de seriedad. Buen placer he tenido este verano tras descubrir a ese hombre.