lunes, 31 de diciembre de 2007

Balance de lo hecho y propósitos de año nuevo

Parece que es lo que toca; miro hacia atrás y me recuerdo por estas mismas fechas del año pasado muy cabreado con el mundo. Ahora lo estoy algo menos.

Posiblemente haya hecho algún amigo, y haya perdido otros. Incluso puede que tenga algún enemigo nuevo.

He callejeado bastante con la moto.

He cambiado de llavero. Dejé el de latón que me regaló una novia que tuve hace 15 años, y llevo en su lugar esto:


He subido mucho en tren. Pero eso ya lo sabéis.

La verdad es que ha sido un año un poco gilipollas.

El año que viene espero que sea igual o más gilipollas que éste. Si queréis que os diga la verdad, no se me ocurre ningún propósito para el 2008. Bueno, sí: no quejarme. Por prescripción de dos amigas. Que no se hablan entre sí, por cierto.

3 comentarios:

UnaExcusa dijo...

Una novia que tuve hace quince años... Dios, qué gente más vieja escribe blogs por aquí.

Feliz año, borde. Y menos cabreos, que ya no tienes edad.

Borde dijo...

Gracias, Unaexcusa: me tomaré tu comentario como un cumplido, como que aparento ser más joven por la forma en que ¿escribo?

Ya, ya lo sé, ya lo sé, pero la vena Fenán Gómez se me escapa a veces.

UnaExcusa dijo...

Menos mal que puse lo de que me mandaran los comentarios a mi bandeja de entrada de correo, porque si no, no hubiera visto el tuyo en No sé si te han contado.

Sí, así se siente. Gracias. Besos.

Ahora me dejas intrigada con lo de la edad...