viernes, 7 de diciembre de 2007

Daniel Zamora

No lo conocía. Por casualidad, saltando de blog en blog, me he encontrado la noticia. Cuando alguien se suicida, no puedo más que pensar en todo el sufrimiento que decidió dejar de soportar.

Descanse en paz, para siempre.


(El País, 2 de diciembre de 2007)