sábado, 1 de diciembre de 2007

Torpes y tecnología

Voy con el pendrive a la copistería de la esquina a imprimir un pdf. 90 céntimos. Saco un billete de 20 euros. El fotocopiador no tiene cambio. Como me conoce, me fía (ergo soy de fiar). Me digo a mí mismo y le digo al amable comerciante que tengo que comprar paracetamol, en la farmacia me darán calderilla. Volveré enseguida a pagarle.

Entro en la farmacia. Dos clientes delante de mí. Al mando, la farmacéutica y otra dependienta. Infraestructura: sistema de gestión de colas; cinco puestos de atencion al público; control informatizado de stock; robot de almacenamiento y dispensación de medicamentos.

15 minutos después, los dos clientes que tenía delante de mí seguían ahí, pero en la farmacia había cerca de 10 personas. No exagero. Para aclarar: uno de los que tenía delante sólo quería un bote de leche maternizada. El otro llevaría diez o doce recetas.

Ya no me da tiempo de volver a saldar mi deuda con el amable fotocopiador. Cierra a las 13:30.

Comenten el caso y propongan soluciones.

2 comentarios:

Marquitos dijo...

¿Es una farmacia futurista que han puesto junto a la Fuck?
Son más malos que una pelea de burros.

Borde dijo...

No, es una que está por Cardenal Benlloch.