lunes, 31 de marzo de 2008

Aburrimiento

Don Marquitos actualizó el 27 de marzo. No está mal. El Sr. Ingle el 25. Pero la Srta. Effie no ha dicho ni Pamplona desde el 15, la Srta. o Sra. (no me consta) Akroon desde el 10, o don Edmundo desde el 16.

Ando algo aburrido. Navego por intenné. Me asusta Google con su publicidad AdSense: me ofrece abogados matrimonialistas en mi ciudad. Configuro el navegador para que al cierre de cada sesión elimine la información privada. Por si acaso.

Varios pensamientos inconexos pero persistentes. Me he tragado "Infiltrados" dos días seguidos. Existe la mafia siciliana, marsellesa, china, japonesa, los gangsters sudamericanos, negros, londinenses, irlandeses... pero no la mafia española. No vale hablar de promotores inmobiliarios o de políticos. Lo digo en serio: ¿alguien sabe de la existencia de bandas organizadas dedicadas a actividades criminales formadas por celtíberos payos? Hasta los hermanos portugueses nos ganan con sus sicarios, aunque sean personajes tirando a tristes y solitarios (será por la saudade).

¿Por qué a la salsa de soja le ponen tanta sal?

La televisión de-no-pago (¡!) ¿es una mierda para que la gente se apunte a Imagenio, Canal+ u Ono?

Leo por ahí que hay empresas que se dedican a facilitar coartadas a los adúlteros. En régimen de franquicia. El precio del know-how es nueve mil y pico de euros, más el 50% de los beneficios. Hum. Parece un trabajo divertido.

Me gusta como visten los gangsters de Boston de película. Si ven por la calle a un tipo con gorra de béisbol, o con una chaqueta de cuero o que no pega nada con los pantalones, igual soy yo. Aunque Wahlberg también mola.


Debería aplicarme el cuento ese de que "de lo que no se puede hablar, más vale callar".

Joer. Rectifico mis entradas ene veces después de publicarlas. Creo que eso no se hace.

M A L
(actualizado 2-4-2008)

sábado, 29 de marzo de 2008

Bilderbergers

Leo en el libro ese del Club Bilderberg que Theodor Adorno escribió canciones de los Beatles para agilipollar a la juventud norteamericana.

Me quedo algo atónito. Ya sé que no todo lo que dicen los libros es verdad, pero esto es una burrada tan gorda que me inquieta. Así que vamos a Google. Leo a Sergio Vila-Sanjuan (Culturas, La Vanguardia, miércoles 1 de noviembre de 2006) que dice:

«Aficionado como soy a las teorías conspiratorias, estaba hace unos días hojeando distraídamente ‘Los secretos del Club Bildeberg’, de Daniel Estulin (Bronce editores), cuando una información me hizo saltar de la silla. Empezaba el autor a argumentar la teoría de que la contracultura americana de los años 60 fue en realidad producto de una plan del Club en cuestión –un grupo internacional de plutócratas– para alienar, drogar y desactivar socialmente a la juventud del país cuando, a propósito de los Beatles, señaló drásticamente que “(George) Martin creó en su estudio de grabación a los Beatles y el entorno de celebridades que les seguía, y Theodor Adorno les escribió sus melodías y letras. Esta información, huelga decirlo, fue siempre ocultada al público”. Glups. Y tan ocultada. ¿Adorno, el sesudo filósofo de la escuela de Frankfurt, el interlocutor de Mann y Berg, teórico del atonalismo y crítico de la música jazz y pop, fue también compositor para los cuatro de Liverpool, y con fines dignos de la organización Spectra? A eso se llama una revelación y una teoría de la conspiración de las que quitan el hipo. (Aunque rastreando en Internet veo que no es nueva, y un tal J. B. Whitehead asegura que la invención procede ¡de la derecha religiosa americana!). Lástima que Estulin no señalen qué canciones compuso Adorno. Imaginen que ‘Yesterday’ figure entre ellas.»

Menos mal que no soy el único que “salta de la silla”.

Perdamos el tiempo en otra cosa.

sábado, 15 de marzo de 2008

viernes, 14 de marzo de 2008

Islas

Otras veces, cuando no vas a buscar viaductos, sales a la calle, y esquivando el tráfico descubres un edificio mágico. Y te paras en la esquina a contemplarlo. Y pasa una hermosa mujer, y te pregunta qué estás mirando. Y tú le contestas: "ese edificio". Y ella te dice que vive allí, y que si quieres verlo. Y respondes que sí. Y resulta que cuando cruzas la puerta del zaguán, entras en otro mundo. El ruido desaparece. Desaparece la suciedad. Aparecen los suelos de marmol encerados, las maderas cuidadas, las escaleras amplias, hechas para ser usadas, no como las que hacen ahora, que no son más que escaleras de incendios... y en el interior, un jardín. Y todo es paz.

Al final, la hermosa mujer me recordó con gran dulzura que debería irme a mi mundo. Le di las gracias por enseñarme el cielo y volví al ruido.

jueves, 13 de marzo de 2008

Viaductos

Hay gente que persigue tornados. Otros buscan viaductos. El interés de los viaductos está en la altura que salvan. A mayor altura mayor valor. Se registran sus datos (longitud, distancia máxima desde el suelo, luces, localización) y si es posible se observa desde abajo. En esa posición es desde donde se tiene una mejor perspectiva del asunto. Normalmente no se hacen fotos. Se buscan en Google.

Una vez localizado un viaducto interesante ya cada cual puede hacer lo que quiera. Lo normal es almorzar o merendar. Quedarse alelado mirando un olivar con el suelo verde, cubierto de hierba fresca. Subir la visera para que te dé el aire en la cara y poder oler bien la mierda de las vacas. Descubrir un árbol de color lila en medio de una masa pardusca de pinos y carrascas. Sentir dolor en cada parte del cuerpo.

Después se vuelve a casa.

martes, 4 de marzo de 2008

Algunas reflexiones personales

He escrito un párrafo, sobre política local. Lo he borrado.

He escrito otro, sobre lo que uno puede hacer con su propia vida. También lo he borrado.

Hostia, no puedo. Quiero contar algo, pero no sé qué, y mucho menos cómo.

Así que se acabó este post.