jueves, 13 de marzo de 2008

Viaductos

Hay gente que persigue tornados. Otros buscan viaductos. El interés de los viaductos está en la altura que salvan. A mayor altura mayor valor. Se registran sus datos (longitud, distancia máxima desde el suelo, luces, localización) y si es posible se observa desde abajo. En esa posición es desde donde se tiene una mejor perspectiva del asunto. Normalmente no se hacen fotos. Se buscan en Google.

Una vez localizado un viaducto interesante ya cada cual puede hacer lo que quiera. Lo normal es almorzar o merendar. Quedarse alelado mirando un olivar con el suelo verde, cubierto de hierba fresca. Subir la visera para que te dé el aire en la cara y poder oler bien la mierda de las vacas. Descubrir un árbol de color lila en medio de una masa pardusca de pinos y carrascas. Sentir dolor en cada parte del cuerpo.

Después se vuelve a casa.

3 comentarios:

Akroon dijo...

Pues ahora que lo pienso, no sé si he visto ningún viaducto al natural... al menos ninguno de los famosos...

¿Es necesario oler la mierda de las vacas?? Es que me recuerda a los veranos de mi infancia en el pueblo, cuando abonaban los campos con orines y/o excrementos de cerdo... puaj!! Horrible respirar eso hasta lo hondo de los pulmones mientras pedaleaba en mi BH cuesta arriba...

;)

Borde dijo...

Preferible al olor a alcantarilla que perfuma mi hermosa ciudad.

Effie dijo...

Querido,

En estas fechas solo se percibe el olor de Alcaldesa al Balcón. Hace diez días que no me cambio de bragas... hasta que encuentre una hermosa mierda de vaca.