lunes, 23 de junio de 2008

Tengo trabajo nuevo

Le estaba contando a un amigo que tengo trabajo nuevo.

A la media hora de entrar me encuentro como si estuviese nadando en un puré tibio, sin tropezones que molesten pero tampoco que sirvan para agarrarme; si me muevo mucho me hundo, y si me quedo quieto, también. Hay que aletear, pero poquito, sin hacer aspavientos. Al final de la jornada llego al borde del plato e intento librarme de los grumos de patata.

Hay gente que consigue convertirse en pan frito y flota sin mancharse. Incluso cuando les dan un cucharazo y los mandan al fondo vuelven a la superficie.

Pero yo me empapo. Y no acabo de quitarme los grumos de patata en todo el día, aunque ya esté fuera del plato. Hasta que me meto una sobredosis de televisión y aire acondicionado y me duermo en el sofá. Pero al día siguiente llego recién duchado y ¡chof!, otra vez lleno de puré.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

jajjajajajaja,intente usted cambiar el puré por vichisoise fria ,creo que se hundirá menos y al ser fria necesitará menos aire acondicionado.
Cuidese y a todo esto ¿porqué el cambio de trabajo? ¿se puede contar?

Borde dijo...

La vichisuá sería un lujo aunque personalmente prefiero el gazpacho, o mejor aún, el salmorejo, puestos a elegir. Pero lo que hay es puré. Templadito.

Anónimo dijo...

què diferencia existe entre el gazpacho y el salmorejo?.¿lleva jamón el salmorejo?

Borde dijo...

Hasta donde llego el salmorejo no lleva cebolla ni pimiento ni pepino, pero bueno, esa es la receta de mi madre. Igual hay más versiones.

¿Anónimo? Firme, dígame algo de usted, please, que me tiene en ascuas.

Anónimo dijo...

No le puedo firmar porque no tengo firma digital.
En cuanto a mí ¿qué quiere que le diga? No tengo blog ni cosas de esas aunque me encanta husmear en los de los demás ....y desde luego he descubierto que hay mucha gente interesante por ahí suelta y gente que tiene un dominio maravilloso del lenguaje escrito.Poco más que contar

perogrullo dijo...

Al menos tiene usted trabajo, que dignifica y, por qué no decirlo, paga sus tostadas, las botellas de Jack Danields y la comida del gato.

Borde dijo...

Sr. Perogrullo, ha dado usted en el clavo. Es lo que me digo todas las mañanas cuando caigo en el puré.