viernes, 27 de febrero de 2009

miércoles, 25 de febrero de 2009

Aproximación a los límites

"Nuestras palabras, usadas tal como lo hacemos en la ciencia, son recipientes capaces solamente de contener y transmitir significado y sentido, significado y sentido naturales. [...] nuestras palabras sólo expresan hechos, del mismo modo que una taza de té sólo podrá contener el volumen de agua propio de una taza de té por más que se vierta un litro en ella. [...] ninguna descripción que pueda imaginar sería apta para describir lo que entiendo por valor absoluto, sino que [yo] rechazaría ab initio cualquier descripción significativa que alguien pudiera posiblemente sugerir por razón de su significación. Es decir: veo ahora que estas expresiones carentes de sentido no carecían de sentido por no haber hallado aún las expresiones correctas, sino que era su falta de sentido lo que constituía su mismísima esencia. Porque lo único que yo pretendía con ellas era, precisamente, ir más allá del mundo, lo cual es lo mismo que ir más allá del lenguaje significativo".

Ludwig Wittgenstein.

El problema de hablar de cosas que están fuera del mundo es que puedes llegar a casi cualquier conclusión, o lo que es lo mismo, a ninguna. Intentaré explicarme. Podemos decir que el fuego calienta, que el agua hierve al alcanzar los 100º, que al hervir se convierte en vapor de agua, que ese vapor ejerce determinada presión, que la presión necesaria para mover un émbolo conectado a una biela conectada a una rueda es un determinado valor... y con todas ellas construimos una locomotora. Pero también podermos decir "reflexionar sobre uno mismo es bueno" o "reflexionar sobre uno mismo es malo", darle vueltas a una y a otra expresión y llegar a conclusiones contrarias, distintas, parecidas o idénticas. Y eso porque "el fuego calienta" es una proposición, "el agua hierve al alcanzar los 100º" es una proposición, que "el vapor ejerce determinada presión" es también una proposición... Pero "reflexionar sobre uno mismo es bueno" no es una proposición, sino una opinión, como también lo es "reflexionar sobre uno mismo es malo". Eso es lo que quería señalar con el post de abajo. Que hay determinadas cosas sobre las que se puede hablar, pero tenemos que ser conscientes de que se trata de un parlamento que tendrá únicamente el valor que le queramos dar. Lo digo por lo siguiente:

"Lo importante es que uno vea por sí mismo que en verdad el análisis, o sea, la introspección que intenta averiguar la causa, no es la manera de ser libre. Uno le dedica todo el tiempo que requiere -innumerables días y meses-, y antes de haber llegado a averiguar nada se ha muerto".

J. Krishnamurti.

"Cuanto más os conozcáis a vosotros mismos, más claridad tendréis. El conocimiento de sí mismo no tiene fin, no se alcanza la realización, no se llega a una conclusión. Es un río sin fin. Y conforme uno lo va examinando e investigando, uno encuentra la paz".

J. Krishnamurti.

Y lo de "toma las riendas de tu vida" fue algo que me dijo alguien, y que por ser una expresión tan manida, tan commonplace, tan GILIPOLLAS, me sacó de mis casillas. Cuando llegué a casa, lo piqué en Google y me apareció, entre las primeras entradas, la que reproduje. La leí, la descompuse y luego me entretuve un rato.

Y el caso es que esto debería significar algo, pero no es así porque no deja ser una opinión, y las opiniones son como los culos, cada uno tiene el suyo y cree que el de los demás apesta.

martes, 24 de febrero de 2009

Toma las riendas de tu vida-2

"Nuestra mente siempre intenta buscar fuera de nosotros el cul­pable de nuestra infelicidad: cual­quier cosa, tu marido, tu esposa, tus hijos, tus padres, tus jefes, la socie­dad, el capitalismo, etcétera. Pero esto no es casual, es un mecanismo de autodefensa, si nosotros no so­mos los culpables de nuestra infe­licidad, nada podemos hacer para cambiar la situación. ¿Qué cómodo, verdad? Solamente cuando cambie esa situación externa, yo seré feliz, ¡qué excusa más buena! [...] Admitámoslo, somos nuestra pro­pia creación, somos responsables de nuestros sufrimientos de nuestro dolor, de todo o que nos ha sucedi­do y de lo que nos está sucediendo y así seguirá siendo.[...] Para tu profunda transformación puedes valerte de la tecnología del yoga". Encontrado aquí.

Como proposiciones:

1. Generalmente se piensa que no podemos cambiar aquellas situaciones de las que no somos culpables.
2. Buscamos la causa de nuestra infelicidad en algo externo porque de acuerdo con lo anterior, no podemos modificar esa circunstancia externa.
3. No poder modificar una circunstancia externa es cómodo, porque no hacer nada es cómodo, o
4. No poder modificar una circunstancia externa es cómodo porque se modificará ella sola por sí misma.
5. Somos nuestra propia creación.
6. La causa de nuestra infelicidad está en nosotros mismos.
7. El yoga es la solución.

Cuestiones:

¿Generalmente se piensa que no podemos cambiar aquellas situaciones de las que no somos culpables? ¿No poder modificar una circunstancia externa es cómodo? ¿Es cómodo pasar excesivo calor o frío? ¿No hacer nada es cómodo? ¿Aburrirse es cómodo? ¿Las cosas y las personas sólo se modifican por sí mismas? ¿Somos creación de nosotros mismos? ¿Nos hemos creado de la nada? ¿Lo que ha pasado a nuestro alrededor no ha tenido nada que ver en nuestra construcción? ¿La causa de nuestra infelicidad SIEMPRE está en nosotros mismos? ¿Podemos cambiarnos a nosotros mismos SIEMPRE? ¿Podemos cambiar la realidad que nos rodea SIEMPRE?

¿El yoga es la solución a nuestra infelicidad?
ACTUALIZACIÓN: descomposición en proposiciones atómicas y corolarios implícitos en el enunciado anterior:

Teorema 1 sobre la felicidad.

Proposición 1.
Generalmente se piensa que no podemos cambiar aquellas situaciones de las que no somos culpables.
Proposición 2. No somos culpables de lo que nos es ajeno (externo).
Proposición 3. No hacer nada es cómodo.
Proposición 4. Las cosas se modifican únicamente por sí mismas.
Proposición 4.1. Las cosas que nos son ajenas (externas) se modifican únicamente por sí mismas.
Primer corolario a las proposiciones 1 a 4: no podemos modificar las cosas que nos son ajenas (externas).
Segundo corolario a las proposiciones 1 a 4: buscamos la causa de nuestra infelicidad en algo que nos es ajeno (externo) porque no lo podemos cambiar y porque se modificará por sí mismo, y en ese momento nuestra infelicidad desparecerá. Es cómodo buscar la causa de la infelicidad en cosas ajenas porque la solución a la infelicidad consistiría en no hacer nada.
Tercer corolario a las proposiciones 1 a 4: las personas, como entidades, se modifican únicamente por sí mismas.
Proposición 5. Somos nuestra propia creación.
Proposición 6. La causa de nuestra infelicidad está en nosotros mismos.
Primer corolario a las proposiciones 5 y 6: nuestra infelicidad es nuestra propia creación.
Proposición 7. El yoga es una herramienta para modificarnos a nosotros mismos.
Teorema: la causa de nuestra infelicidad somos nosotros mismos y el yoga es la solución a nuestra infelicidad.

Cuestión a debatir: ¿alguna de las proposiciones enunciadas puede ser considerada como verdad universal? Probemos a enunciar las proposiciones contrarias y veamos el teorema resultante:

Teorema 2 sobre la felicidad.

Proposición 1.
Generalmente se piensa que podemos cambiar aquellas situaciones de las que no somos culpables.
Proposición 2. No somos culpables de lo que forma parte de nuestra esencia.
Proposición 3. No hacer nada es incómodo.
Proposición 4. Las cosas se modifican únicamente por causas externas.
Proposición 4.1. Las cosas que nos son ajenas (externas) se modifican únicamente por causas externas a sí mismas.
Primer corolario a las proposiciones 1 a 4: no podemos modificar las cosas que forman parte de nuestra esencia.
Segundo corolario a las proposiciones 1 a 4: buscamos la causa de nuestra infelicidad en algo que forma parte de nuestra esencia porque no lo podemos cambiar y porque se modificará únicamente por causas externas a nosotros mismos, y en ese momento nuestra infelicidad desparecerá. Es incómodo buscar la causa de la infelicidad en nuestra esencia porque la solución a la infelicidad consistiría en no hacer nada -y no hacer nada es incómodo-, ya que el cambio provendrá de causas externas a nosotros mismos.
Tercer corolario a las proposiciones 1 a 4: las personas, como entidades, se modifican únicamente por causas externas sí mismas.
Cuarto corolario a las proposiciones 1 a 4. El yoga no es una herramienta para modificarnos a nosotros mismos, ya que nada ni nadie puede modificarse a sí mismo.
Quinto corolario a las proposiciones 1 a 4. Si las personas son modificadas únicamente por causas externas a sí mismas, también son creadas por otro u otros, puesto que quien no puede no menos -modificar- tampoco puede lo más -crear-.
Comentario a las proposiciones 1 y 2 en relación con el segundo corolario: se contradicen en cuanto que la infelicidad se calificaría como algo que forma parte de nuestra esencia, y de lo que por tanto no somos culpables; de este modo, sí podríamos modificarla como circunstancia de la que no somos culpables según la proposición 1, pero no podríamos modificarla como elemento que forma parte de nuestra esencia según la proposición 2. La contradicción desaparecería si consideramos que la infelicidad no forma parte de nosotros mismos, con lo cual llegamos a la proposición 5 de este segundo teorema. Curiosamente, la proposición 5 del teorema 2 se ha formulado antes de realizar este comentario, por lo que mantiene su calificación de proposición nuclear atómica que no de corolario al presente comentario, y además con mayor probabilidad de certeza que la proposición 6 del Teorema 1 a causa del comentario que acaba de expresarse.
Proposición 5. La causa de nuestra infelicidad está en circunstancias ajenas a nosotros mismos (*).
Teorema: No hay que buscar la causa de la infelicidad, porque su existencia y su solución son ajenas a nuestra esencia, y la búsqueda sólo genera incomodidad; además, nuestra infelicidad, como parte de nuestra esencia, no es de nuestra responsabilidad. En cualquier caso, la infelicidad podría modificarse por nosotros o por elementos externos a nosotros, sin necesidad de realizar una investigación de sus causas. El yoga puede o no puede modificar la situación de infelicidad, de la misma manera que el tenis o el motociclismo.

(*) Las proposiciones contrarias a las proposiciones 5 y 7 del teorema 1 curiosamente aparecen en el teorema 2 como corolarios.

Creative Commons License

El lado oscuro está al alcance de cualquiera

lunes, 23 de febrero de 2009

Toma las riendas de tu vida

Qué mierda de frase es esa, "toma las riendas de tu vida", qué cojones quiere decir, ¿quiere decir que deje el trabajo, que el día de paga me gaste la nómina en la entrada de una Guzzi V7, que folle, que escriba mierda y la mande al ABC o a El Mundo o a El País o a El Jueves, qué? ¿Qué cojones quiere decir? ¿Que sea como no soy, que sea como soy? ¿Que me haga monje, borracho, mendigo, ladrón, asesino? ¿Qué? ¿Qué? ¿Que tome las riendas para qué? ¿Para frenar, para acelerar? ¿Para lanzarme por el terraplén? ¿Para hacerme artista, escritor, crítico de cine, periodista, actor, astrofísico? ¿Para trabajar más, para trabajar menos? ¿Qué pasa, estamos en la semana de las oportunidades o qué?

miércoles, 18 de febrero de 2009

Incompatibilidades

Con esto de las tramas de corrupción leo cosas en el periódico que no dejan de sorprenderme. Por ejemplo, que un diputado nacional y un diputado autonómico realizan actividades profesionales para un despacho de abogados. O que un consejero autonómico no entiende que adjudicar contratos administrativos a un amigo con el que juega a pelota es algo que no está muy claro, ni siquiera para la OCDE. Por lo visto, las incompatibilidades y los conflictos de intereses son cosas de funcionarios, los políticos pueden hacer lo que les salga de los cojones.

Si estoy equivocado me lo dicen, pero creo que no.

martes, 17 de febrero de 2009

sábado, 14 de febrero de 2009

Tengo una teoría de mierda: el Teorema de Borde

Después de haber asistido en dos días consecutivos a dos reuniones con el titular de un órgano superior, con el titular de un órgano del nivel directivo y con los titulares de varios órganos de nivel administrativo, una idea que me rondaba la cabeza ha cristalizado en teorema.

Proposición 1. Las personas tienen capacidades intelectuales.

Proposición 2. Pensar, resolver y ejecutar son capacidades intelectuales, pero no son necesariamente la misma cosa. Se puede pensar sin resolver nada, y se puede resolver sin pensar nada. Y se puede ejecutar sin pensar y sin resolver, ejecutar resolviendo pero sin pensar, ejecutar pensando sin resolver. Entiéndase por pensar “reflexionar, examinar con cuidado algo para formar dictamen” (Diccionario RAE, segunda acepción), por resolver “tomar determinación fija y decisiva” (Diccionario RAE, primera acepción) y por ejecutar “poner por obra algo” (Diccionario RAE, primera acepción).

Corolario a las proposiciones 1 y 2. Las personas pueden tener las capacidades intelectuales de pensar, decidir y ejecutar, una, dos o tres de ellas, pero también ninguna.

Proposición 3. La administración se organiza en órganos superiores, nivel directivo y nivel administrativo.

Proposición 4. Los titulares de los órganos superiores, de los órganos del nivel directivo y de los órganos del nivel administrativo son personas.

Hipótesis. Los titulares de los órganos superiores y los titulares de los órganos de nivel directivo deciden y los titulares de los órganos del nivel administrativo ejecutan. Se califica la anterior afirmación como hipótesis porque del análisis de las normas organizativas de la administración pública concernida se deduce claramente que los titulares de los órganos superiores y de los órganos del nivel directivo “dirigen”, pero no se deduce claramente qué hacen los titulares de los órganos del nivel administrativo. Así que se presume que ejecutan.

Inferencia por subalteración de los corolarios 1-5 a la Proposición 4. Las personas titulares de los órganos superiores y del nivel directivo pueden tener las capacidades de decidir, pensar y ejecutar, una, dos o tres de ellas, pero también ninguna.

Para formular el teorema de Borde elaboramos la siguiente matriz:



Donde los valores posibles son ‘SÍ’ o ‘NO’.

Teorema de Borde

Lema 1. Si VALOR1 y VALOR6=SÍ ---> la administración funciona.

Lema 2. Si (VALOR1 y VALOR6=SÍ) y (VALOR2 o VALOR5)=SÍ ---> la administración funciona mejor.

Lema 3. Si (VALOR1 y VALOR6=SÍ) y (VALOR2 y VALOR5)=SÍ ---> la administración funciona óptimamente.

Lema 4. Si VALOR1 y VALOR6=NO ---> la administración no funciona.

Lema 5. Si (VALOR1 y VALOR6=NO) y (VALOR2 o VALOR5)=SÍ ---> la administración no funciona, y además, donde (VALOR2 o VALOR5)=SÍ---> la persona titular puede padecer neurosis.

Lema 6. Si VALOR1 o VALOR6=NO ---> la administración funciona mal.

Lema 7. (VALOR1 o VALOR6=NO) y (VALOR2 o VALOR5)=SÍ ---> la administración funciona mal, y además, donde (VALOR2 o VALOR5)=SÍ---> la persona titular puede padecer neurosis.

Teorema: si decide quien tiene que decidir, y ejecuta quien tiene que ejecutar, las decisiones se llevarán a término. Si además las decisiones o la ejecución están meditadas, las buenas decisiones estarán ejecutadas de forma mediocre o las malas decisiones estarán ejecutadas de forma óptima. Si las decisiones y la ejecución están meditadas, las buenas decisiones estarán ejecutadas de forma óptima. Si no decide quien tiene que decidir ni ejecuta quien tiene que ejecutar, ‘el último que salga que apague la luz’. En este escenario, si quien teniendo que decidir no lo hace por no tener capacidad, pero el pensamiento le conduce a la percepción de su incompetencia, padecerá en mayor o menor grado un cierto malestar. En cualquier caso, su incapacidad de decidir le impedirá dedicar su existencia a otros menesteres. Lo mismo se predica de quien tenga que ejecutar pero no lo hace por no tener capacidad, cuando el pensamiento le conduce a la percepción de su incompetencia. Si en cambio, no decide quien tiene que decidir, pero sí decide quien tiene que ejecutar, la administración funciona mal en la medida en que las estrategias se determinan por sujetos no legitimados. Además, decidirán y ejecutarán, y quien mucho abarca poco aprieta, o “no se puede planificar y ejecutar a la vez”. Si además quien tiene que ejecutar ejecuta y además decide, y además piensa, seguramente se deprimirá o, alternativamente, intentará subirse el sueldo o procurarse algún tipo de beneficio por el desempeño de la función de decidir. Ese beneficio, igual que el desempeño de la función de decidir, será ilegítimo. En la situación en la que no ejecuta el que tiene que ejecutar, pero sí ejecuta el que tiene que decidir, la cuestión es que no puede ejecutar nada que no esté previamente decidido, con lo cual también tendrá que decidir (que es lo que realmente tiene que hacer) por lo que la situación subjetiva será idéntica a la anterior, con la diferencia de que el sentido común nos lleva a afirmar sin ningún género de dudas que si el que tiene que ejecutar no ejecuta y desempeña su función el que tiene que decidir, además de la función de decidir, en el ejercicio de esta última probablemente decidirá prescindir de quien teniendo que ejecutar no lo hace. Las posibilidades de esta decisión aumentan cuando VALOR2=SÍ y VALOR5=NO. En cualquier caso, esto requiere que (VALOR1 y VALOR2 y VALOR3=SÍ) y (VALOR4 y VALOR5 y VALOR6=NO), lo que en términos estadísticos es poco probable.

Corolario al teorema: en la administración pública es mejor no pensar.


Creative Commons License

martes, 10 de febrero de 2009

Citas del día

"Absentismo: síndrome generado por el consumo excesivo de la absenta, caracterizado por epilepsia, delirio y alucinaciones, por los componentes psicoactivos que contiene, entre ellos etanol y tuyona".

Del blog de Marcela Troncoso.

"¿Y qué cojones es un espíritu? ¿Algo así como un gas con cerebro?"

De Yahoo Respuestas, respuesta a la pregunta "Si somos hechos a imagen y semejanza de Dios, ¿entonces Dios es mujer u hombre?".

domingo, 8 de febrero de 2009

H-D Gas Tank

H-D Gas Tank, originalmente cargada por easyrider76330

Iluminación súbita

Esperas que la iluminación te golpee como un mazazo en la cabeza, como esas raras intuiciones que te muestran la verdad, indiscutible pero indemostrable, casi inefable, en las que ves con claridad lo que ha pasado o lo que está pasando como algo cierto, no es un "creo que", es un "es", seguramente porque tu cabeza ha ido guardando en el fondo del armario imágenes, sonidos, y de repente, buscando una camiseta vieja, abres un cajón del armario y esas imágenes y sonidos se han organizado y han dejado de ser un montón de basura para ser una historia lógica, tan lógica que no puede ser de otra manera, y se muestra tan claramente que no hacen falta palabras para entenderla, está ahí, es así y ya está. Pero eso pasa poco, una vez seguro, dos quizá, pero si es "quizá" ya no es "es". Es "creo que". Y algún "creo que" surge de vez en cuando, pero es tibio, no es frío como el acero, ni quema como la primera calada de Habanos que das en tu vida, ese tabaco negro que destroza la garganta, no, es como la última calada del trigésimo Marlboro del último día de tu vigésimo tercer año de fumador, es como la media dosis de diazepam cuando estás acostumbrado a doble dosis... y piensas que hay gente buena, honesta, crítica, que lucharía por cambiar el mundo, y que a veces lo hace, pero que también hay gente baja, mezquina, egoísta, vaga, que aunque no actúe, su sola presencia anula la acción de la gente buena, aunque a veces te acuerdes del hombre del tanque piensas en el tanquista, en el comandante de la columna, en Saddam, en los verdugos de Saddam y en quien grabó el vídeo. Y que la suma de gente buena, gente mediocre y gente mala da como resultado la naturaleza humana, y la naturaleza humana no la cambia ni Dios. Y sólo queda la posibilidad de la acción individual, de la anécdota. Pero no es "es", es "quizá", no te convence.

Y te levantas de la cama, abres el portátil y te bajas con la mula la última versión de Call of Duty para la Nintendo mientras recuerdas de que mañana tienes que hacer tu pequeña contribución para que el mundo sea un poco peor.

O no.

martes, 3 de febrero de 2009

Fase maniaca

Me dicen que estoy en fase maniaca, quizá porque durante más de un mes no he publicado, y en los siguientes quince días he colgado 11 posts (¿posts o postes?). Con éste, 12. Leo esos 11 posts (¿o postes? odio imitar a Millás, pero me gusta; lo odio y me gusta, "me gusta porque me consuela, me consuela porque me gusta", me dijo una amiga refiriéndose al whisky). 5 contienen únicamente copias de algo que he visto o leído por ahí y me ha hecho gracia. Material de relleno, vamos. Los otros... no me convencen, aunque de alguna forma he de escribirlos. Pero no los escribo como quisiera, porque no pasan la autocensura. Sí, autocensura. Me censuro a mí mismo. No digo todo lo que me apetece. Hay muchas cosas que me las guardo. Y me da la sensación de que la cosa se queda floja, falta algo. Falta lo fundamental, lo fundamental es que quiero decir algo pero no puedo (o me da miedo, vergüenza, lo que sea). Es como intentar mostrar lo que se siente cuando uno tiene sed, pero sin que se note que se está hablando precisamente de la sed. No sé si me explico, pero tampoco sé si quiero explicarme, o más exactamente, si quiero que me entiendan.

Esto no es fase maniaca, es mandar las naves a luchar contra los elementos, como dijo aquél. Concretamente, Felipe II.

¿O es hacer el gilipollas?

domingo, 1 de febrero de 2009

Varias cosas

Primero, explicar algo o pedir disculpas, no sé: quizá alguien se haya dado cuenta de que algunas de mis entradas desaparecen o cambian. No lo puedo evitar. Releo mis pajas mentales, las historietas y los romances varios, y si encuentro algo que no me gusta lo cambio o lo borro. Creo que no es una buena costumbre en el mundo blogger, supongo que porque si alguien te enlaza una entrada y después te la cargas, dejas un link roto. Pero me temo que es muy difícil que deje algún enlace roto, teniendo en cuenta mi magra (pero selecta) parroquia.

¿Para que cuento esto, si lo mismo dentro de media hora lo suprimo?

Lo segundo: ahí va el primer episodio de la segunda temporada de Chad Vader, esa frikada sobre el hermano disfuncional (como diría Marquitos) de Darth Vader.

Y no sé qué más iba a decir, pero se me ha olvidado. Y mañana es lunes, joder.


Sin palabras




Más fotos en RichardBlair.com.