martes, 3 de febrero de 2009

Fase maniaca

Me dicen que estoy en fase maniaca, quizá porque durante más de un mes no he publicado, y en los siguientes quince días he colgado 11 posts (¿posts o postes?). Con éste, 12. Leo esos 11 posts (¿o postes? odio imitar a Millás, pero me gusta; lo odio y me gusta, "me gusta porque me consuela, me consuela porque me gusta", me dijo una amiga refiriéndose al whisky). 5 contienen únicamente copias de algo que he visto o leído por ahí y me ha hecho gracia. Material de relleno, vamos. Los otros... no me convencen, aunque de alguna forma he de escribirlos. Pero no los escribo como quisiera, porque no pasan la autocensura. Sí, autocensura. Me censuro a mí mismo. No digo todo lo que me apetece. Hay muchas cosas que me las guardo. Y me da la sensación de que la cosa se queda floja, falta algo. Falta lo fundamental, lo fundamental es que quiero decir algo pero no puedo (o me da miedo, vergüenza, lo que sea). Es como intentar mostrar lo que se siente cuando uno tiene sed, pero sin que se note que se está hablando precisamente de la sed. No sé si me explico, pero tampoco sé si quiero explicarme, o más exactamente, si quiero que me entiendan.

Esto no es fase maniaca, es mandar las naves a luchar contra los elementos, como dijo aquél. Concretamente, Felipe II.

¿O es hacer el gilipollas?

No hay comentarios: