lunes, 30 de marzo de 2009

Blabla

Trasteando por Intenet, en el nuevo blog de Mario, pongo el cursor en el enlace al mío y leo esto: 


El Experimento Ludovico, Caída y auge de DarthBorde. La caída la veo, el auge no. Repaso mis entradas recientes, y la última con contenido más o menos original es de hace cerca de un mes. Sin embargo, cuelgo fotos, vídeos, corto y pego textos, añado enlaces de sitios biker, culturetas o rojoides. No tengo mucho que decir pero pierdo más horas que nunca delante del ordenador. Leo a Lorenzo, se me pasa por la cabeza escribir algo largo sobre los límites del lenguaje, pero no me apetece, hago un comentario por hacer algo [...], le desconcierto, me siento culpable, añado unas frases. Krishnamurti me ha decepcionado, igual que me ha decepcionado Moore (aunque no tienen nada que ver, o sí, hay quien dice que Wittgenstein estaba muy cerca del pensamiento zen, todo puede relacionarse, por qué no Moore y Krishnamurti), digo, me han decepcionado como cualquiera que intente dar una explicación razonable a todo esto. Ando wittgensteniano, pero pienso que el mismo Wittgenstein, con eso de "de lo que no se puede hablar, hay que callar", no era más que otro charlatán neurótico, un vago como Moore. Como yo. Como no lo sé explicar, digo que es inefable. Como intento explicarlo pero no puedo, digo que es inexplicable, y además que cualquier intento de explicación será como golpearse la cabeza contra la pared. Y ya está.

Ando obsesionado con los setenteros, preferiblemente muertos, de ahí la foto de Prefontaine (supongo que lo de Go Forrest, Go viene de lo de Go Pre Go), cadaveres bonitos (Corbain, Rourke ya es difícil que pueda hacer un bonito cadáver, lástima, y que viva muchos años), o los moteros, por eso los Gypsy Joker (de Portland, los australianos no), y los depósitos de Harley: seguramente le haré algo al mío, lo llenaré de pegatinas, me convertiré en un malote pegatina, en un gilipollas pegatina.

Y El Notas. Joder con El Notas.

2 comentarios:

Lorenzo dijo...

Horror, ¿por qué?

Para empezar, no sé si te has leído o no el Tractatus, pero me impresiona que por lo que parece hayas entendido algo de Wittgenstein.

Y sobre lo inexplicable, pues sí, si fuera fácil de explicar, ya lo habría hecho alguien, y todos hubiéramos entendido y no discutiríamos más sobre el asunto.

"Nadie te puede enseñar nada que tu ya no sepas", dice otro charlatán. Así que tal vez tendrías que buscar a alguien que te diga por fin esas cosas que tú ya sabes.

¿Te gusta Hesse? Aparte de Siddharta tiene un ensayo breve que se llama "Mi credo" que a ratos es un poco plasta pero también dice algunas cosas cojonudas.

Borde dijo...

Lorenzo:

La verdad es que intenté leer el Tractatus hace mucho tiempo, incluso me propuse aprender algo de lógica simbólica para entenderlo. La cosa es que ni aprendí lógica simbólica, ni leí el Tractatus. Pero me interesaba, al principio por la aparente perogrullada de "de lo que no se puede hablar..." etcétera. Luego, curioseando, empecé a interesarme en el propio L.W. Y preparando un curso me encontré con su "Conferencia sobre ética". Y eso sí lo entendí (creo). Y empecé a conocerlo un poco mejor, viendo que el Tractatus estaba fuera de mi alcance, por vías indirectas: biografías, cuadernos, diarios, etc.

No sé si he llegado a entenderlo, la verdad. Me parece muy atrevido decirlo. No creo. Habré pillado algo, en términos muy generales.



Hesse: Algo he leído, El juego de los abalorios, Siddharta, Bajo las ruedas, y El jodido lobo estepario, que lo tengo manoseado y subrayado. Sólo para locos...

En cuanto a "Mi credo": ¡todos los libros que me recomiendas están agotados, al menos en castellano! ;-) (lo digo por uno de Krishnamurti que citaste en un comentario). De "Mi credo" he encontrado UN ejemplar usado en internet. Si el vendedor responde, me van a costar más los portes que el propio libro.

Pero me da que tendré que buscarlo en la biblioteca.

Saludos.