viernes, 18 de septiembre de 2009

Puerta de entrada

Utilizo como puerta de entrada al Universo Nocilla el blog de Fernández Mallo. Cuando pincho los enlaces de la columna de la derecha y empiezo a saltar como una pulga de blog en blog, me encuentro con que es un universo masculino, en el que cultivados jóvenes-adultos utilizan palabras como oximorón, antaño y hogaño y escriben libros titulados "La estética de lo originario en Jünger", "Mutantes. Narrativa española de última generación" o "Yo siempre regreso a los pezones y al punto 7 del Tractatus" y que reciben críticas en las que sus obras son calificadas como "caleidoscopios ficcionales", "maquinación literaria que llega para lavar la cara de los géneros literarios", "virtuoso experimento", que "enfocan la vida contemporánea desde los antípodas de la ingenuidad y el aburrimiento del mimetismo presuntamente objetivo, y nos brindan una agradable sorpresa con su visión cáustica de la humanidad posmoderna". Hablan de Adorno como "el sudoroso mártir" y de cosas como la "izquierda heideggeriana" (que por supuesto es un oximorón), de Sloterdijk (¡me lo encuentro hasta en la sopa, ahora!) y afirman que habían sido buenos frankfurtianos hasta que hasta que leyeron un libro sobre el surgimiento de la nueva izquierda que les confinaba a ser una empresa académica. Citan a Coppola y a Jarmusch, escuchan Lou Reed y Leonard Cohen, y miran a Sabina por encima del hombro: "para mí Sabina es como Georgie Dann con sus canciones del verano, y nunca los he escuchado, salvo cuando, sin más remedio, suenan como música de fondo en algún lugar".

Pura tecnología C2C (*).

(*) Con 2 Cojones.

2 comentarios:

perogrullo dijo...

Ya lo siento, pero usted mismo se lo ha buscado. Un hombre hecho y derecho como usted salseando con esas moderneces de mierda, con perdón.

Borde dijo...

Si es que tiene razón. No aprendo. Ni aprenderé. O al menos eso espero.