domingo, 4 de octubre de 2009

Things the Grandchildren Should Know II

Antes de entrar en materia, una frase que he leído hoy en un foro y que me recuerda algo que me pasó el viernes en el trabajo:

No discutas con un idiota. Te obligará a bajar a su nivel y allí te derrotará con su experiencia.

* * *

Dicho lo cual, vamos al tema. Un colega me dijo, con mucho sentido común, que sobre el asunto de la crítica, para ser templado, mejor no hacerla. O se recomienda algo encarecidamente o se pisotea. Y si no has recomendado cien cosas antes, mejor no andar pateando si no tienes vocación de Risto Mejide.

Yo soy templado, qué le vamos a hacer.

Anoche terminé Things the Grandchildren Should Know (TGSK), autobiografía de Mark Oliver Everett, "E", lider de la banda Eels. La primera cuestión es que se anuncia su inminente publicación traducida al castellano por la editorial Blackie Books, así que para los que no estén cómodos leyendo en inglés posiblemente valga la pena esperar hasta noviembre, fecha prevista de su lanzamiento.

La segunda tiene que ver con determinados libros en los que el protagonista es un suicida. Hace mucho tiempo leí El lobo estepario, de Hesse. Hace algo menos me recomendaron la biografía de Ludwig Wittgenstein, y más recientemente aún el título La familia Wittgenstein. Seguro que hay más, pero no los recuerdo ahora mismo o no los he leído. Harry Haller era un suicida, muchos Wittgenstein eran suicidas. La hermana de Mark Everett intentó suicidarse varias veces y al final lo consiguió, y él mismo reconoce haber pensado sobre el tema. La muerte (o la vida, según se mire) es el asunto central de TGSK. Y aparte de contener una reflexión sobre la muerte inevitable e imprevisible junto con una exaltación del carpe diem y de la música como vía de salvación y superación personal (lo que desde mi criterio lo convierte en un libro de suicidas, exactamente igual que El lobo estepario), Everett se revela al principio como un niño inseguro que no tuvo una figura paterna de referencia, para después reivindicarse a sí mismo y reconciliarse con sus difuntos y distantes padres. A algunos posiblemente les parezca una historia ñoña (yo creo que lo es). Sin embargo la he leído rápidamente y con gusto, a pesar de que no me manejo especialmente bien en inglés. También os digo que no pienso comprar la edición española (Blackie Books). No quiero llevarme la desilusión de una mala traducción, aunque por la pereza de no usar el diccionario sólo haya intuido el sentido de muchas páginas.

TGSK, libro imprescindible para los fans de Eels: influencias musicales, por qué, cómo y cuándo "E" parió sus álbumes. Para los coleccionistas de libros de suicidas, una pieza más.

Más información, aquí.

9 comentarios:

Lobo dijo...

TGSK, contracción excesiva, ¿no le parece? ;-)Parece un sms de esos que escriben los jovencitos (y no tanto)de hoy en día. Quizá es una secuela de las prisas de esta vida que nos toca vivir. TGSK, "Things the grandchildren should know", es largo, pero para mi, sin duda, expresa mucho más. Disculpe usted mi intromisión haciendo baratos comentarios sobre el contenido de su mensaje (post) pero es que siempree odié profundamente las contracciones ...

Por cierto, creo que no leeré el libro, no estoy para suicidios pero me alegro de que, al parecer,disfrutase de su lectura.

Por cierto (y 2), estoy avergonzado de mi mismo. Este fin de semana he tenido que meter mano a una Yamaha R6 de un amigo para instalarle un soporte de matrícula nuevo y unos intermitentes traseros nuevos de Rizoma. Una cucada mire usted ... (para esa moto, por supuesto)

Eso si, no me seducen nada estas motocicletas. No me dicen absolutamente nada. No hay casi metal, es todo plástico de colorines. Todo tan limpio ... que asquito, joder!!! (contrasentido, lo se ... ;-) ), sin un arañazo, sin una abolladurita, sin nada mate por el paso del tiempo, que vejez tan mala deben tener estas motocicletas. Es más, yo creo que casi carecen de vejez.

Pero que quiere usted, un amigo es un amigo y me pidió ayuda ...
;-)

UFAAM (Un fuerte abrazo amigo mío) ;-)

Borde dijo...

Ahora que lo dice, me sonaba a equipo de fútbol: el CSKA de Moscú. Era por evitar cacofonías, pero tiene razón.

En cuanto a lo de la R6: una moto es una moto. Yo anduve rondando una Daytona 675, y estuve a punto, pero al final entré en razón y me "conformé" con la ducatona...

Vamos, que no hay motos feas.

Por cierto (y 3), tengo que pedirle consejo acerca de mi Sportster. ¿Cómo puedo ponerme en contacto con usted?

Lobo dijo...

Le enviaré un correo en cuanto me sea posible y asunto resuelto.

Estoy a su (tu) entera disposición, dentro de mis posibilidades, se entiende. ;-)

Por cierto (y 4) no ecribí nada de la estética de la moto, que sin emocionarme, no me parece fea ni mucho menos. Más bien me refería a la motocicleta en si, a su manufactura, a que desde mi punto de vista completamente personal le falta, no se, ¿alma? (joder, ya lo se me estoy pasando atribuyendo alma a una moto pero ...)

Demasiado moderna para mi gusto, demasiado rápida para mi gusto ...

Algunas cosas hay que hacerlas más despacio. Supongo que ya me entiende ... ;-)

Lobo dijo...

Por cierto (y 5), ya le he enviado un escueto correo para que me cuente extensamente sus inquietudes "Sportstianas" ... ;-)

chose dijo...

Hey, hey, hey (el chico de la moto increpaba así a su hermano menor, recuerdan?)
Caí en este blog por curiosidad y me encantó, no sé muy bien porqué.
Bueno, sí, me gusta cómo escribes.
Te seguiré.

perogrullo dijo...

Y es que hay literatura para suicidas. Y para moteros, según veo.

Borde dijo...

Gracias, Chose.

Perogrullo: no sé si hay literatura para moteros. Algún libro de viajes en moto hay, también memorias de algún personaje relevante (¿Sonny Barger?) pero en mi humilde opinión es un subgénero bastante lamentable. También es verdad que nunca me he preocupado de la cuestión.

Otra cosa es que los moteros coincidan en gustos literarios. Pero creo que tampoco.

escritores negros dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Lobo dijo...

Y hablando de gangs, nunca se me han dado muy bien.

No me atrevería a elevar a la categoría de "relevante" a Barger (se que casi lo ha entrecomillado pero en forma de pregunta).

Resumiendo en exceso, en mi modesta opinión, no es más que otra forma de borreguismo que ampara la cobardía de la individualidad personal de algunos "personajes" y personas en general.

Completamente de acuerdo, es un subgénero lamentable, es más, muy lamentable, una grandísima bosta me atrevería a decir, casi deleznable ...

Son quizá algunos libros de viajes en motocicleta, donde a veces si se aprecia, si acaso, algo, un resquicio de literatura. Son libros muy poco conocidos porque claro no venden tanto como los de "apandadores" malos que son capaces de arrancarte la cabeza si toses cerca de ellos ...

Yo no he leído muchos de estos libros salvo someras introducciones en la "red de redes" pero si algún día cae alguno de estos libros de viajes en motocicleta en mis manos lo devoraré y les comentaré a ustedes si mereció la pena leerlo o no.