miércoles, 2 de diciembre de 2009

Magia

Cerrar el puño, embragar, dar patada hacia abajo en la palanca del cambio, soltar embrague, embragar, dar otra patada hacia abajo en la palanca del cambio, soltar embrague y presionar maneta del freno, aflojar presión, embragar, empujar suavemente la palanca del cambio hacia abajo, luz de punto muerto encendida, soltar embrague, dos metros hasta el vehículo de delante, metro y medio, un metro, manillar ligeramente girado a la izquierda, moto clavada manteniendo presión en la maneta del freno: de repente todo se ha detenido, los dos pies están en las estriberas y guardo el equilibrio, espero a que la moto se incline a derecha o izquierda para sacar uno u otro pie, pero sigue vertical. Magia, hasta que poco a poco la moto cae ligeramente a la derecha, saco el pie de la estribera y lo apoyo en el suelo.

Por un momento se había parado el reloj.

5 comentarios:

Lobo dijo...

Pura magiaaaaaaaaaaaa (dicho en bajito) ...

Tenochtitlán dijo...

las motos me hacen morir de miedo
pero creo que no tardaré en lanzarme y subirme por primera vez a una

Borde dijo...

Es como bailar.

Lobo dijo...

"Es como bailar", pero yo diría que mejor y si uno se esfuerza un poco, muy poco, es muchísimo mejor (seguro que es porque nunca fuí buen bailarín).

No sentirá nadie miedo si se deja llevar con un poco de cordura ... Aun así hay que mantenerse siempre vigilante,atento, responsable con uno mismo como mínimo.

Suba con respeto a una motocicleta, pero a la vez despacio, suavemente. Siéntala y déjese llevar, se enamorará del viento, de veras ...

Tenochtitlán dijo...

pocas cosas hay como bailar