viernes, 26 de febrero de 2010

Many Worlds Interpretation


El otro día un amigo me hablo de una teoría, no sé si es una variación de la "Many Worlds Interpretation" de Hugh Everett III o no, me contaba que existen infinitos universos, y en alguno de ellos hay una versión de nosotros mismos que nunca muere, que simplemente observa cómo mueren los demás. Es posible que sea cierta, es posible que el observador al que puede referirse la Interpretación de Copenhague (vale, digamos más bien lo que yo haya entendido de ella) no sea una Conciencia cuya mirada hace que uno solo de esos universos sea El Universo, sino que todos y cada uno de nosotros seamos las conciencias de nuestros propios mundos. Que todos y cada uno convirtamos en real un universo único y personal, y que como el dios que se supone que no juega a los dados seamos inmortales, pero los únicos inmortales en nuestros universos privados. Y pienso que quizá estemos condenados, como Phil Connors-Bill Murray, a repetir nuestros pasos una y otra vez ("¡buenos días excursionistas, hoy es el día de la marmota!") hasta que descubramos la puerta de escape y la muerte.