domingo, 27 de junio de 2010

Peaceful


Visto aquí.

Casi me convence.

Cuento de lo porvenir

A las grandes nacionalidades que correspondían a razones estratégicas, a los accidentes geográficos y al origen de la raza, siguieron las confederaciones continentales, y a éstas, tras largas y terribles guerras, la unidad política de nuestro planeta, en el cual la rapidez de las comunicaciones y la asombrosa facilidad de los medios de transporte habían producido en el transcurso de muchos siglos la unidad del lenguaje.

Prodigiosos fueron los adelantos obtenidos en el orden material; pero ni las ciencias sociales, ni el arte de gobernar, ni los principios de justicia y equidad, aplicados a la administración pública, progresaron en alguna manera. Habíanse ensayado todas las formas de gobierno, y los pareceres andaban todavía discordes sobre cuál era la mejor; sometidas al terreno experimental las teorías de las diferentes escuelas socialistas, desde el individualismo anárquico hasta el Estado omnipotente, reconstituíase la obra social según los antiguos planos; buscaba la humanidad el perfeccionamiento de sí misma, menospreciando el auxilio de las ciencias religiosas, y sucumbía víctima de su propia flaqueza. Leyes, gobiernos, instituciones, organismos políticos y sociales: todo pudo cambiar, transformarse o reaparecer: pero la naturaleza humana seguía inmutable a través del tiempo.

Nilo María Fabra. "Teitán el magnífico: Cuento de lo porvenir". La ilustración española y latinoamericana Nº XXXII. Madrid, 30 de agosto de 1895. Relato completo aquí. Encontrado gracias a El blog Ausente.

sábado, 26 de junio de 2010

Micro IV

La vi desde atrás y le saludé tocándole la espalda a la altura de los omoplatos. Ella se giró, sonrió y me devolvió el saludo acariciándome el culo. O eso me pareció, noté un roce. Quizá ella no supiera sabía si podía tocar tocarme mi el culo y quitó la mano enseguida.

Tócalo otra vez, Sam.

martes, 22 de junio de 2010

Micro III

Yo vivía con un tipo apodado el Cafre. Un día un vaso vacío se fue al suelo. Rebotó varias veces hasta que se paró, sin romperse. El Cafre lo recogió, lo levantó y lo dejó caer. Se partió en miles de pedazos. Todo pasó a cámara lenta. Fue genuino. Perfecto. Completo. Puro.

¿Toropasadista?

Pedro Solbes se ha ido con más pena que gloria y no se lo merece. Siempre fue un leal funcionario, pero nunca tuvo poder político real, nunca capacidad de decisión. No se le puede comparar a Rato, ni siquiera a Solchaga o Boyer. Nunca gozó de la confianza del presidente que siempre le colocó detrás un defensa escoba. Ni por edad, actitud, currículum, experiencia o intereses, tenían nada que ver. Su error fue dejarse utilizar sin pedir nada a cambio. Solbes fue, no seamos tan desmemoriados, el principal activo electoral de Zapatero en las últimas elecciones, la imagen de responsabilidad que contraponer a las aventuras infantiles de la primera legislatura. Ese fue el único momento en el que el presidente le necesitaba. Pudo haberse ido entonces y hubiera quedado como un señor. Pudo haber exigido un plan de competitividad y liberalización de la economía española, un ajuste fiscal estructural y se los hubieran tenido que dar. Pero su sentido de Estado, su agradecimiento con el partido socialista que le había sacado del anonimato administrativo para convertirlo en estrella política, pudieron más que su inteligencia y desconfianza mediterránea. Ese fue su error.

Su penitencia, el calvario que ha vivido este año. El presidente no le ha ahorrado escarnio ni crueldad alguna. Se enteraba de las ocurrencias que han pasado como política económica por los periódicos. No ha participado en ninguna de las decisiones importantes. Ha estado al margen de las discusiones sobre la crisis financiera. Hasta le han obligado a reafirmar públicamente sus ganas de continuar, justo la semana antes de despedirle. Y ahora le quieren hacer culpable de la falta de respuesta del Gobierno a la crisis. Qué agradecida es la política, qué limpio y noble el talante y la actitud presidencial. Todo por el bien del partido, Pedro, sé responsable y déjate crucificar, que estamos en Semana Santa.

No hay otra manera de justificar el nombramiento de la vicepresidenta económica que culpar a Solbes de incapaz en la gestión, de convertirlo en un teórico de la economía. El problema es que es completamente falso. Solbes es un gestor experto y un académico de obra inexistente. Su sustitución no busca gestionar mejor sino cambiar la política económica, lo que confirma la dimisión, ayer, de David Vegara. Solbes tiene sensibilidad y memoria de la Transición, sabe que el éxito español son veintitantos años de política económica de liberalización y estabilización. Demasiada memoria para deshacer el camino andado y recuperar la banca pública, la planificación económica, la selección ministerial de los sectores de futuro y los coeficientes obligatorios de inversión. Su resistencia se había convertido en un problema, pero no para la economía española sino para los delirios de un presidente que concibe la restricción presupuestaria como un invento de Aznar y Bush para impedirle cumplir con su justa misión purificadora y que no entiende por qué el déficit público no puede llegar al 12 por ciento del PIB en España si lo hace su amigo Obama y nadie le pone pegas. Alguien debería explicarle, ¿podrá ser Elena Salgado? las ventajas de una moneda de reserva y las obligaciones de una Unión Monetaria.

Elena Salgado es una incógnita. No cumple ninguno de los requisitos que a priori ha de tener un vicepresidente económico. No tiene experiencia internacional ni financiera alguna. Su trayectoria gestora es limitada y si su principal mérito, como nos cuentan, es la ejecución del Plan E, el presidente Zapatero tiene un problema serio, confunde las cualidades y competencias de un buen ministro de Hacienda con los Reyes Magos. El problema no a va ser gastar 8.000 millones, para eso con perdón vale cualquiera, sino decir que no. Zapatero ha abierto la veda del gasto. Pronto veremos si hay vicepresidenta o una mandada.

Fernando Fernández. ABC, 10-04-2009.

martes, 15 de junio de 2010

Acrílico y tinta sobre papel

Por Beth

Gustavo

«"Ahh!, lo que es tener tiempo y dinero!!", es una de las frases que recibimos a menudo cuando conocemos a una persona durante el viaje. "Si yo tuviera el tiempo que tienen ustedes...., también lo haría...", suelen agregar.

En el 2003, mientras estudiaba y trabajaba en Buenos Aires, yo hubiera dicho lo mismo. ¿Cómo disponer del tiempo y dinero suficiente para atravesar el mundo en motocicleta? Aparentemente, imposible!

Pero la inspiración llegó por esas cosas de la casualidad. Todo comenzó con un relativamente pequeño viaje hasta Río de Janeiro, en mis vacaciones de la universidad. "Necesito unos días de paz", pensé.

La moto que tenía en ese momento, una Honda Transalp 600cc, no estaba preparada para salir a la ruta. El perno de pistón golpeteaba y el agua hervía en marcha lenta. Necesitaba mucho dinero para dejarla en óptimas condiciones.

Busqué una solución rápida: cinco días antes de la fecha de partida compré una pequeña moto 125cc, usada pero en buenas condiciones, que con suerte no me retrasaría con problemas mecánicos. La equipé de forma precaria con alforjas de cuero, un parabrisas y el resto de las cosas amarradas como podía. Quedó lista un día antes de lo planeado: el 22 de Diciembre de 2003.

"¡En veinte días vuelvo!", les dije a mis padres. "Me llevo los libros de Microbiología para dar los exámenes cuando vuelva!", estaba en la mitad de la carrera de Medicina Veterinaria y trabajaba en sistemas.

"¿Hasta dónde llegaré con esta motito? ¿Aguantará este motorcito la ruta? ¿Me quedaré a la vuelta de la esquina?", pensaba mientras salía por primera vez a la carretera. Siempre me acuerdo de aquella sensación de estar alejándome de casa en dos ruedas, con tanta incertidumbre, tantas dudas y miedos...

Unas semanas después, en Brasil:

"Es el momento de cumplir mi sueño...", le dije a mi familia por teléfono. "Sólo me queda el dinero para volver a casa, pero sé que si regreso a Buenos Aires es muy posible que nunca más llegue el momento adecuado para partir. No se cómo lo haré, no tengo moto grande, ni maletas, ni ropa, ni equipo, ni GPS, ni visas, ni dinero, pero me voy a Australia, arriba de esta moto."

Y fué así como todo comenzó. Simplemente creyendo en que todo es posible si uno lo sueña con fuerza, y lo intenta incansablemente».
Copiado de aquí.

Himalaya

domingo, 13 de junio de 2010

Yo lo sé todo de ti

Yo lo sé todo de ti: cuándo naciste y dónde; quienes son tus padres, abuelos, hermanos, conyugue, hijos. Sé de tus enfermedades. Sé dónde y qué estudiaste, tus notas; sé tus trabajos, cuanto tiempo, qué cobraste. Sé tus coches, las multas que te han puesto. Sé los juicios que has tenido; dónde vives y viviste... todo de ti. ¿Eres Dios, me preguntarás? No, aunque tengo mis sacerdotes, mis apóstoles, mis sirvientes, y para muchos soy fuente esencial de toda moralidad: yo soy el Estado Google.

Visto en Burbuja.info

jueves, 10 de junio de 2010

Micro II

Estaba junto al semáforo. Una mujer gritó su nombre y él giró la cabeza hacia la voz. Oyó un frenazo, se volvió y sintió el retrovisor de un autobús a un palmo de su cara. Todo el mundo le estaba mirando. El conductor, tras el cristal, se golpeaba la sien con el dedo índice.

martes, 8 de junio de 2010

Micro I

Dentro del casco encontró los guantes, pero no las llaves. Rebuscó en los bolsillos, en el cajón, por encima de la mesa: nada. Salió a la calle. Al doblar la esquina, entre la fachada y una tubería, el llavero. La moto, a 5 metros, tal y como la dejó.

Arrancó y se fue a casa.

domingo, 6 de junio de 2010

Autodefensa contra la fruta fresca

El aperitivo

En el límite

Si examinamos en este aspecto el alma del lobo estepario, se nos manifiesta éste como un hombre al cual su grado elevado de individuación lo clasifica ya entre los no burgueses, pues toda individuación superior se orienta hacia el yo y propende luego a su aniquilamiento. Vemos cómo siente dentro de sí fuertes estímulos, tanto hacia la santidad como hacia el libertinaje, pero a causa de alguna debilitación o pereza no pudo dar el salto en el insondable espacio vacío, quedando ligado al pesado astro materno de la burguesía. Esta es su situación en el Universo, éste su atadero. La inmensa mayoría de los intelectuales, la mayor parte de los artistas pertenecen a este tipo. Únicamente los más vigorosos de ellos traspasan la atmósfera de la tierra burguesa y llegan al cosmos, todos los demás se resignan o transigen, desprecian la burguesía y pertenecen a ella sin embargo, la robustecen y glorifican, al tener que acabar por afirmarla para poder seguir viviendo. Estas numerosas existencias no llegan a lo trágico, pero sí a un infortunio y a una desventura muy considerables, en cuyo infierno han de cocerse y fructificar sus talentos. Los pocos que consiguen desgarrarse con violencia, logran lo absoluto y sucumben de manera admirable; son los trágicos, su número es reducido.

Hermann Hesse. El lobo estepario.

Después de todo, es probable que las personas con talento creativo estén investidas de rasgos patológicos extremos de los que resulten intuiciones geniales, pero que al mismo tiempo les impiden llevar un estilo de vida estable en el caso de que no puedan transformar sus alteraciones psíquicas en una producción artística o filosófica significativa.

Theodore Roszak. In Search of the Miraculous.

sábado, 5 de junio de 2010

Chris McCandless


«HE TENIDO UNA VIDA FELIZ Y DOY GRACIAS AL SEÑOR. ADIÓS Y QUE DIOS OS BENDIGA».

Chris McCandless (Alexander Supertramp).

miércoles, 2 de junio de 2010

Nubes negras

Clausewitz y Kurtz

Es cierto que, en la dura tarea que compone la vida, se silencia más de una mezquina manifestación pasional; pero esto se aplica sólo a los que ocupan los grados inferiores, los cuales, fluctuando de un estado de esfuerzo y de peligro a otro, pierden de vista las otras cosas de la vida y se acostumbran al engaño, porque se lo dicta la cercanía de la muerte, y adquieren así esa simplicidad de carácter del soldado, que ha sido siempre la cualidad mejor y más característica de la profesión militar. No ocurre lo mismo en los grados superiores, ya que, cuanto más elevada sea la posición que ocupa un hombre, tanto más tiene que preocuparse de sí mismo. Entonces surgen por todas partes los intereses y la actividad múltiple de las pasiones, las buenas y las malas. La envidia y la nobleza de espíritu, el orgullo y la humildad, la cólera y la compasión, todas pueden hacer su aparición como fuerzas activas en el gran drama.

Karl von Clausewitz. De la guerra.

Y entonces me di cuenta de que ellos eran más fuertes que nosotros. Porque ellos podían hacer aquello sin considerarse monstruos… eran hombres… tropas entrenadas… eran hombres que luchaban con el corazón, que tenían familias, que tenían hijos, que estaban llenos de amor… pero tenían la fuerza… la fuerza… para hacer aquello. Si yo tuviera diez divisiones de esos hombres nuestros problemas aquí terminarían rápidamente. Has de tener hombres que sean honestos... y al mismo tiempo que sean capaces de usar sus instintos primarios para matar sin sentimiento… sin pasión… sin juzgar… sin juzgar… porque el juicio es lo que nos hace vulnerables.

Coronel Kurtz. Apocalipsis Now

Caricaturas y pilares de hormigón

Si los estereotipos son convenios mediante los cuales, utilizando un lenguaje sencillo, la mayoría intenta comprender y hablar de realidades complejas sobre las que difícilmente es posible emitir una opinión correctamente formada e informada, las caricaturas son imágenes que los individuos empleamos para simplificar una personalidad demasiado intrincada para entenderla y manejarla. Y cuando hemos dibujado la caricatura de lo que tenemos delante, ya sólo vemos una gran nariz, orejas de soplillo o dientes de conejo. También podemos hacer una caricatura de nosotros mismos y utilizarla para intentar explicarnos a nosotros mismos o a otros el por qué de determinados comportamientos. E incluso podemos aceptar una caricatura propia que no coincide con la auténtica, entendiendo por auténtica la hecha de uno mismo por sí mismo, en la medida en que nos sirva para apuntalarnos en una posición y defenderla, aunque sea tras una imagen que no nos gusta, que ni siquiera es la que creemos percibir o transmitir, pero que por simple facilita la coherencia. Y entonces es cuando la cagamos, porque actuamos, asumimos una personalidad que no es la nuestra pero que en determinado momento sirve. ¿Sirve? ¿Para qué? Para algo tan simple como encadenar una palabra detrás de otra de manera que parezca que decimos algo que puede ser entendido, aunque al final no es lo que queremos decir, no por nada, sino porque no sabemos qué decir pero no podemos estar callados.

Hay caricaturas dibujadas en muros de hormigón, otras en paredes de pladur. Cuando se tiende un hilo de acero entre una pared de pladur y un muro de hormigón y se encaja bien, con tacos para pared hueca y pernos de anclaje, si tiras del hilo, éste no se rompe. Se rompe la pared de pladur, con el taco y la alcayata arrastrando un pedazo de placa de cartón-yeso. Y el muro de hormigón y la pared de pladur permanecen frente a frente, del muro de hormigón cuelga un cable flojo con un pedazo de escayola en el extremo que no hace más que estorbar, la pared de pladur muestra un boquete que deja al descubierto la fibra de vidrio, las tuberías de cobre de la calefacción y la instalación eléctrica.

El muro de hormigón no se mueve, está firmemente asentado en el suelo, y no se equivoca jamás. La pared de pladur puede separarse del pavimento y ser colocada en otro sitio.

Pero es mucho más barato tumbarla con una maza y levantar una nueva donde quiera que sea. Sobre todo cuando hay instalaciones en su interior.

El mundo, los hechos, el pensamiento

1.1. El mundo es la totalidad de los hechos, no de las cosas.

[...]

3. La figura lógica de los hechos es el pensamiento.


L. Wittgenstein. Tractatus Logico-Philosophicus.

No existen los hechos, sino los pensamientos y el complicado vaivén del corazón, el lento aprendizaje sobre dónde, cuándo y a quién amar. El resto sólo son habladurías e historias para los tiempos venideros.

Annie Dillard. Holy the Firm.

martes, 1 de junio de 2010

"Esto"


La obsesión del mes


Leopoldo Abadía


«Siempre digo que si uno está en paro, debe irse de bares. Comentarlo, decir que estás buscando, moverse... Quizá alguien que te oiga o alguien de tu entorno piense que, precisamente, busca una persona como tú para su trabajo. ¡Nunca se sabe! Para eso hay que estar sonriente, despierto y con ganas. ¡No hay otra fórmula!».

Leopoldo Abadía [leído en estosololoarreglamosentretodos.org].

Me da que hay una peligrosa tendencia a simplificar "esto".

Lo de los bares no estoy seguro de que sea un buen consejo. Si yo estuviese en paro y me pasase la mañana en el bar, a mediodía estaría borracho perdido.

AGETT (para entendernos, la patronal de las ETTs, que doy por supuesto que sabemos lo que son) afirma que las ETTs son cinco veces más efectivas que los Servicios Públicos de Empleo (SPEs, para abreviar). Ni más eficaces ni más eficientes: más efectivas. Efectivo parece lo mismo que eficaz, pero suena más a contundencia, a músculo, a cosa militar: los proyectiles de 7.62 mm tienen mayor poder de detención que los de 5.56 mm, sin embargo éstos, al impactar,  cabecean provocando graves lesiones internas; además, un soldado puede transportar mucha más dotación de munición de 5.56 mm, es más barata, tiene menos retroceso, mayor cadencia de tiro, es también más precisa, por lo cual, en la mayoría de los casos, el 5.56 es más efectivo que el 7.62. No más eficiente, se da por supuesto que el consumo de munición del 5.56 es superior al consumo de munición del 7.62. Pero no sé por qué (¿seré un romántico? ¿un obsesionado por la eficiencia? no-no-no-no...) a pesar de que la RAE diga que efectivo es lo mismo que eficaz, si tuviera que elegir entre una MG3 (7.62) y una MG4 (5.56), creo que me quedaría con la MG3.

Que me pierdo. Estaba en que AGETT dice que las ETTs son más efectivas que los SPEs, por lo que intuyo que AGETT pretende que se privaticen los SPEs, como sucedió con las ITVs (Inspecciones Técnicas de Vehículos, sí) para poder sacarse unas perrillas extras a cargo del Fondo Social Europeo (FSE), por ejemplo (digo yo, porque lo de "gratis" no me cuadra. EFE 16-04-2009: «La Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal ha exigido hoy al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que las ETTs puedan ser agencias de empleo "gratuitas" con las condiciones que exija la Administración ante la "sangría" que supone la pérdida diaria de 5.000 empleos. En el caso de que el Gobierno les niegue la referida petición, esta asociación llevará a cabo "medidas más contundentes"». Un poco raro: que como no me dejes ayudar te meto una yoya, cabrón). Así que propongo a la FEHR (la patronal de la hostelería, para entendernos) que reclame su parte del pastel, y que, por ejemplo, el FEDER (Fondo Europeo para el Desarrollo Regional o Federación Española de Enfermedades Raras, aquí podemos elegir) subvencione en un porcentaje justo (no sé, ¿el 50%?) las bebidas alcohólicas servidas en los bares a los desempleados. Porque de la misma forma que AGETT dice que "una mayor presencia de la gestión de las ETTs regula la tasa de temporalidad, ya que sólo gestionan temporalidad real, causal y justificada", FEHR podría vender que "la ingesta de bebidas espirituosas por los demandantes de empleo facilita  al patrón la selección del candidato más idóneo, porque como todo el mundo sabe, los niños y los borrachos nunca mienten; con una tasa de alcohol en sangre igual o superior a un gramo por litro, el parado "hincha" menos su currículum vítae que cuando permanece sobrio".

Estaba pensando en las ITVs, las ETTs, las MBS, el FSE, el FEDER, en "esto"... y entonces me di cuenta… como si me hubiesen disparado… como si me hubiesen disparado un diamante… una bala de diamante atravesándome la frente… y pensé: Dios mío… que genialidad. El genio. La voluntad de hacer aquello. Perfecto, genuino, completo, cristalino, puro.

Aún no tengo una opinión formada sobre "esto"


 
Porcentaje de deuda pública en relación con el PIB, año 2009. Fuente: RTVE

Previsión deuda UE 2010. Fuente: OCDE


Un mensaje que se está promoviendo ampliamente en medios liberales es que la economía española es escasamente eficiente y muy poco competitiva, y ello como resultado de las supuestas rigideces de su mercado de trabajo y del excesivo gasto público. Uno de los centros que han promovido más este mensaje es el Foro Económico Mundial que se celebra en Davos, citado frecuentemente como el Vaticano del pensamiento liberal. Uno de sus informes, Global Competitiveness Report 2009-2010 (en el que analiza la competitividad de los países del mundo), sitúa a España en términos muy desfavorables, por debajo de países del tercer e incluso del cuarto mundo. Y como era de esperar, el coordinador del estudio, Xavier Sala i Martín, ha sido ampliamente entrevistado por los medios de información de mayor difusión del país. (la mayoría de los cuales son de persuasión liberal), proveyendo las cajas de resonancia a tal mensaje.

Un análisis riguroso de tal informe cuestiona la validez del estudio, así como sus conclusiones. El estudio es primordialmente una encuesta de opinión en la que, en cada país, se pregunta a una institución próxima al mundo empresarial su opinión sobre una serie de preguntas que incluyen: “¿Cómo valora la percepción popular sobre el comportamiento ético de los políticos en su país?”, “¿cómo valora la contratación y el despido de trabajadores en su país?” o “¿cómo valora la disponibilidad de nuevas tecnologías?”, entre muchas otras. La institución que responde a aquella pregunta pone un número en una escala, sin que exista una homologación en el criterio que guíe las respuestas. De esta manera, se abre el estudio a toda una serie de subjetividades . En algunos países, la institución que responde a las preguntas es muy crítica sobre la situación en su propio país, mientras que en otros lo es muy poco. Esta subjetividad, sin intento de homologación de criterios, es lo que caracteriza el estudio.

Esto lleva a resultados que son sorprendentes (para expresarlo de una manera amable). Así, en la pregunta que se hace sobre corrupción en un país (“¿es práctica generalizada que se den fondos públicos a compañías o individuos como consecuencia de la corrupción?”), una dictadura como Qatar (que se ha convertido en el paraíso del mundo empresarial) aparece como uno de los países menos corruptos del mundo (en aquel país, la distribución de los recursos petrolíferos la hace el Gobierno entre miembros de la familia real), muy por encima de España. No hay duda de que hay corrupción en España. Pero poner una dictadura medieval como modelo de honestidad es poco creíble.

Otra valoración sorprendente es que Oman, otra dictadura feudal del Medio Oriente, sueño del mundo empresarial por la enorme riqueza petrolífera y por tener una fuerza de trabajo (la mayoría inmigrante) sin ningún derecho laboral, aparece como uno de los países que (según el contestador del cuestionario en aquel país) goza de mayor confianza popular respecto al comportamiento ético de sus políticos, muy por encima de un país democrático como España. Por lo visto, confianza popular quiere decir, para el que contesta la pregunta, confianza empresarial. En cuanto a “cómo considera usted la contratación y despido de los trabajadores”, España aparece a la cola, muy por debajo de Senegal. España, por cierto, se encuentra al mismo nivel que Senegal en el capítulo de “disponibilidad de nuevas tecnologías”.

En todos estos casos, lo único que muestra el informe es que la institución española (IESE, el centro de estudios empresariales que ha respondido por parte de España) es más crítica hacia su propio país que la institución de Senegal (Centre de Recherches Economiques Appliquées, Universidad de Dakar) o que la de Omán (The International Research Foundation) o que la de Qatar (Qatari Businessmen Association). Pero en ningún caso aportan datos que puedan compararse y que permitan llegar a conclusiones.

IESE contestó acentuando el aspecto crítico y me parece muy bien. Pero me parece muy mal, y refleja una enorme falta de rigor (que da pie a todo tipo de manipulación), que el equipo coordinador ponga todas estas respuestas juntas, se amalgamen en un indicador y se produzca entonces una lista de países según su nivel de competitividad. En realidad, lo único que puede deducirse del informe Davos es que la agencia de Senegal que llena el cuestionario es menos crítica hacia su país de lo que es IESE hacia España. El informe mide distintos niveles de subjetividad. Pero nada más. Y es en base a este tipo de estudios que la cultura liberal de Davos está presentando una visión de España deliberadamente negativa a fin de presionar al Gobierno español para que haga los cambios que ella desea.

Vicenç Navarro. Catedrático de Políticas Públicas en la Universidad Pompeu Fabra. Profesor de Políticas Públicas de The Johns Hopkins University.