martes, 1 de junio de 2010

"Esto"


La obsesión del mes


Leopoldo Abadía


«Siempre digo que si uno está en paro, debe irse de bares. Comentarlo, decir que estás buscando, moverse... Quizá alguien que te oiga o alguien de tu entorno piense que, precisamente, busca una persona como tú para su trabajo. ¡Nunca se sabe! Para eso hay que estar sonriente, despierto y con ganas. ¡No hay otra fórmula!».

Leopoldo Abadía [leído en estosololoarreglamosentretodos.org].

Me da que hay una peligrosa tendencia a simplificar "esto".

Lo de los bares no estoy seguro de que sea un buen consejo. Si yo estuviese en paro y me pasase la mañana en el bar, a mediodía estaría borracho perdido.

AGETT (para entendernos, la patronal de las ETTs, que doy por supuesto que sabemos lo que son) afirma que las ETTs son cinco veces más efectivas que los Servicios Públicos de Empleo (SPEs, para abreviar). Ni más eficaces ni más eficientes: más efectivas. Efectivo parece lo mismo que eficaz, pero suena más a contundencia, a músculo, a cosa militar: los proyectiles de 7.62 mm tienen mayor poder de detención que los de 5.56 mm, sin embargo éstos, al impactar,  cabecean provocando graves lesiones internas; además, un soldado puede transportar mucha más dotación de munición de 5.56 mm, es más barata, tiene menos retroceso, mayor cadencia de tiro, es también más precisa, por lo cual, en la mayoría de los casos, el 5.56 es más efectivo que el 7.62. No más eficiente, se da por supuesto que el consumo de munición del 5.56 es superior al consumo de munición del 7.62. Pero no sé por qué (¿seré un romántico? ¿un obsesionado por la eficiencia? no-no-no-no...) a pesar de que la RAE diga que efectivo es lo mismo que eficaz, si tuviera que elegir entre una MG3 (7.62) y una MG4 (5.56), creo que me quedaría con la MG3.

Que me pierdo. Estaba en que AGETT dice que las ETTs son más efectivas que los SPEs, por lo que intuyo que AGETT pretende que se privaticen los SPEs, como sucedió con las ITVs (Inspecciones Técnicas de Vehículos, sí) para poder sacarse unas perrillas extras a cargo del Fondo Social Europeo (FSE), por ejemplo (digo yo, porque lo de "gratis" no me cuadra. EFE 16-04-2009: «La Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal ha exigido hoy al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que las ETTs puedan ser agencias de empleo "gratuitas" con las condiciones que exija la Administración ante la "sangría" que supone la pérdida diaria de 5.000 empleos. En el caso de que el Gobierno les niegue la referida petición, esta asociación llevará a cabo "medidas más contundentes"». Un poco raro: que como no me dejes ayudar te meto una yoya, cabrón). Así que propongo a la FEHR (la patronal de la hostelería, para entendernos) que reclame su parte del pastel, y que, por ejemplo, el FEDER (Fondo Europeo para el Desarrollo Regional o Federación Española de Enfermedades Raras, aquí podemos elegir) subvencione en un porcentaje justo (no sé, ¿el 50%?) las bebidas alcohólicas servidas en los bares a los desempleados. Porque de la misma forma que AGETT dice que "una mayor presencia de la gestión de las ETTs regula la tasa de temporalidad, ya que sólo gestionan temporalidad real, causal y justificada", FEHR podría vender que "la ingesta de bebidas espirituosas por los demandantes de empleo facilita  al patrón la selección del candidato más idóneo, porque como todo el mundo sabe, los niños y los borrachos nunca mienten; con una tasa de alcohol en sangre igual o superior a un gramo por litro, el parado "hincha" menos su currículum vítae que cuando permanece sobrio".

Estaba pensando en las ITVs, las ETTs, las MBS, el FSE, el FEDER, en "esto"... y entonces me di cuenta… como si me hubiesen disparado… como si me hubiesen disparado un diamante… una bala de diamante atravesándome la frente… y pensé: Dios mío… que genialidad. El genio. La voluntad de hacer aquello. Perfecto, genuino, completo, cristalino, puro.

Aún no tengo una opinión formada sobre "esto"


 
Porcentaje de deuda pública en relación con el PIB, año 2009. Fuente: RTVE

Previsión deuda UE 2010. Fuente: OCDE


Un mensaje que se está promoviendo ampliamente en medios liberales es que la economía española es escasamente eficiente y muy poco competitiva, y ello como resultado de las supuestas rigideces de su mercado de trabajo y del excesivo gasto público. Uno de los centros que han promovido más este mensaje es el Foro Económico Mundial que se celebra en Davos, citado frecuentemente como el Vaticano del pensamiento liberal. Uno de sus informes, Global Competitiveness Report 2009-2010 (en el que analiza la competitividad de los países del mundo), sitúa a España en términos muy desfavorables, por debajo de países del tercer e incluso del cuarto mundo. Y como era de esperar, el coordinador del estudio, Xavier Sala i Martín, ha sido ampliamente entrevistado por los medios de información de mayor difusión del país. (la mayoría de los cuales son de persuasión liberal), proveyendo las cajas de resonancia a tal mensaje.

Un análisis riguroso de tal informe cuestiona la validez del estudio, así como sus conclusiones. El estudio es primordialmente una encuesta de opinión en la que, en cada país, se pregunta a una institución próxima al mundo empresarial su opinión sobre una serie de preguntas que incluyen: “¿Cómo valora la percepción popular sobre el comportamiento ético de los políticos en su país?”, “¿cómo valora la contratación y el despido de trabajadores en su país?” o “¿cómo valora la disponibilidad de nuevas tecnologías?”, entre muchas otras. La institución que responde a aquella pregunta pone un número en una escala, sin que exista una homologación en el criterio que guíe las respuestas. De esta manera, se abre el estudio a toda una serie de subjetividades . En algunos países, la institución que responde a las preguntas es muy crítica sobre la situación en su propio país, mientras que en otros lo es muy poco. Esta subjetividad, sin intento de homologación de criterios, es lo que caracteriza el estudio.

Esto lleva a resultados que son sorprendentes (para expresarlo de una manera amable). Así, en la pregunta que se hace sobre corrupción en un país (“¿es práctica generalizada que se den fondos públicos a compañías o individuos como consecuencia de la corrupción?”), una dictadura como Qatar (que se ha convertido en el paraíso del mundo empresarial) aparece como uno de los países menos corruptos del mundo (en aquel país, la distribución de los recursos petrolíferos la hace el Gobierno entre miembros de la familia real), muy por encima de España. No hay duda de que hay corrupción en España. Pero poner una dictadura medieval como modelo de honestidad es poco creíble.

Otra valoración sorprendente es que Oman, otra dictadura feudal del Medio Oriente, sueño del mundo empresarial por la enorme riqueza petrolífera y por tener una fuerza de trabajo (la mayoría inmigrante) sin ningún derecho laboral, aparece como uno de los países que (según el contestador del cuestionario en aquel país) goza de mayor confianza popular respecto al comportamiento ético de sus políticos, muy por encima de un país democrático como España. Por lo visto, confianza popular quiere decir, para el que contesta la pregunta, confianza empresarial. En cuanto a “cómo considera usted la contratación y despido de los trabajadores”, España aparece a la cola, muy por debajo de Senegal. España, por cierto, se encuentra al mismo nivel que Senegal en el capítulo de “disponibilidad de nuevas tecnologías”.

En todos estos casos, lo único que muestra el informe es que la institución española (IESE, el centro de estudios empresariales que ha respondido por parte de España) es más crítica hacia su propio país que la institución de Senegal (Centre de Recherches Economiques Appliquées, Universidad de Dakar) o que la de Omán (The International Research Foundation) o que la de Qatar (Qatari Businessmen Association). Pero en ningún caso aportan datos que puedan compararse y que permitan llegar a conclusiones.

IESE contestó acentuando el aspecto crítico y me parece muy bien. Pero me parece muy mal, y refleja una enorme falta de rigor (que da pie a todo tipo de manipulación), que el equipo coordinador ponga todas estas respuestas juntas, se amalgamen en un indicador y se produzca entonces una lista de países según su nivel de competitividad. En realidad, lo único que puede deducirse del informe Davos es que la agencia de Senegal que llena el cuestionario es menos crítica hacia su país de lo que es IESE hacia España. El informe mide distintos niveles de subjetividad. Pero nada más. Y es en base a este tipo de estudios que la cultura liberal de Davos está presentando una visión de España deliberadamente negativa a fin de presionar al Gobierno español para que haga los cambios que ella desea.

Vicenç Navarro. Catedrático de Políticas Públicas en la Universidad Pompeu Fabra. Profesor de Políticas Públicas de The Johns Hopkins University.