martes, 8 de junio de 2010

Micro I

Dentro del casco encontró los guantes, pero no las llaves. Rebuscó en los bolsillos, en el cajón, por encima de la mesa: nada. Salió a la calle. Al doblar la esquina, entre la fachada y una tubería, el llavero. La moto, a 5 metros, tal y como la dejó.

Arrancó y se fue a casa.

3 comentarios:

Borde dijo...

Idea copiada de Segundo Cajón (y de La lucidez duele). Siempre menos de 250 caracteres. Es la regla.

perogrullo dijo...

Otro más, bien bien. Ahora voy a mirar los vídeos que ha puesto en el post de arriba y así comprender esa fijación suya.

Borde dijo...

No les haga usted demasiado caso a esos vídeos. Son muy antiguos.

Estoy pensando que hace cien años estas situaciones se solucionaban con una guerra como Dios manda o una epidemia de las buenas.