viernes, 31 de diciembre de 2010

El fin de una década

Seis semanas raras. Desde finales de agosto hasta primeros de octubre me despertaba solo a las 6:45,  y de buen humor. Lamentablemente, se me pasó. Pero demuestra que el cambio es posible.

Crisis. Perdón por mi ignorancia: ¿la misma crisis con distintos nombres?. Primero fue la crisis de las hipotecas subprime, luego la crisis financiera mundial, ahora dicen que es una crisis fiscal. El petróleo aún sale de los pozos, los árboles dan sus frutos y los ciudadanos de Occidente y algunos de Oriente están más que dispuestos a gastar sus nóminas en i-Pods, i-Pads, smartphones, ropa de marca y vehículos 4x4 con tapicería de cuero. Pero la economía no marcha. Propuestas como estosololoarreglamosentretodos.org, que al principio sonaban un poco naïf, ahora empiezan a parecer esquizofrénicas. Supongo que pensaréis que soy bobo por creer que nadie se cuestiona el hecho (ni las razones que lo han justificado) de que nuestros gobiernos democráticos hayan abierto sus cajas fuertes y entregado su contenido a los mercados, esos entes que obviamente no han sabido administrar su codicia. Y siguen sin saber administrarla, porque todavía quieren más: lo tuyo, lo mío, lo de aquél. Todo. Y parece que lo van a conseguir. Y cuando lo tengan, querrán nuestras almas.

Asertividad. Mola ser asertivo. Un asertivo me explicó cómo llegó a serlo, lo que le convirtió en tal, y yo no puedo dejar de pensar que, en el fondo, es un egoísta hijo de la gran puta. Pero él se encuentra cojonudamente, y parece que le va bien. A lo mejor la asertividad consiste en eso. En tal caso, tengo un problema.

Estado de alarma. Sigo perplejo ante el alborozo general por la declaración del estado de alarma en España. No sé si lo había dicho antes.

Servicios públicos. Ya nadie discute la frase "hay que hacer recortes". Aunque nadie recuerda por qué (CDOs, o Collaterized Debt Obligations, codicia, codicia, codicia), ni si esos recortes tendrán consecuencias. Esto me recuerda la película que vi ayer (en el cine, pagando), Caza a la espía, y la pregunta de Sean Penn: ¿cómo hemos pasado de la pregunta "por qué estamos en guerra" a "quién es la esposa de este hombre"? (How did the question move from "Why are we going to war?” to “Who is that man’s wife"?).

Retretes en oficinas públicas. Da la impresión de que algunos funcionarios cagan metano en estado sólido. Debería investigarse la posibilidad de su uso como fuente de energía alternativa.

Personalmente. Como buen ciudadano, me he hecho con un smartphone, y aparentemente cubre mis necesidades de acceso a Internet. Pero me da pereza escribir en una pantalla táctil. Así que el blog está bastante abandonado. Pocas veces me he sentado delante del teclado, y cuando lo he hecho, no ha salido nada interesante. Espero que me perdonéis, especialmente Lobo y Chose, os imaginaréis por qué.

Pausa: miro y veo que desde 2007 no había publicado tanto en el mes de diciembre. Pero a pesar de todo tengo la sensación de no haber escrito nada. En cualquier caso, no me llena en absoluto.

Mad Men. Gran descubrimiento. Estoy esperando a que salga la cuarta temporada en DVD. Pagando.

Old fashioned. Consecuencia de lo anterior: un cocktail a base de Canadian Club y angostura. Será mi primera copa del 2011, si el hígado está de humor.

Hostia en moto. Llevaba 17 años diciendo: "en 17 años solo he tenido dos caídas, y en parado". Ya no puedo decirlo. Me metí una hostia bastante pedagógica: bajando el Puerto de Navacerrada, con una lluvia de dos pares de cojones, entre un trailer, un guardarraíl y dos coches. Afortunadamente, sólo daños materiales y alguna magulladura. Otra vez tengo que mencionar a Lobo. Me salvó la vida y el honor.

Crecimiento personal. No puedo juzgar. Pero los que si pueden, me suspenden.

Propósitos para el 2011.
1. Montar más en moto.
2. Hacer deporte 2 veces a la semana.
3. Ser más asertivo (o ser más egoísta hijo de puta).
4. Editado (me lo guardo para mí).
5. Escribir la historia de un viaje y un delirio: comentarios a la Ley 10/2010.
6. Ahorrar más. Eso será complicado.
7. Y sobre todo, seguir en la trinchera.

Descubrimiento del 2010. Twitter. Y con él, algunas perlas:
1. Un sitio interesante.
2. Algunas citas: El primer paso hacia el fracaso es intentarlo (Homer Simpson); la cultura de la perfección es hipócrita: no es posible lograrla pero sí fingirla (@estratega); el hombre, único animal que come sin tener hambre, bebe sin tener sed y habla sin tener nada que decir (Mark Twain); love may not make the world go round, but I must admit that it makes the ride worthwhile (Sean Connery).
3. Otro sitio interesante.

Viejuno. Llevo con este blog desde 2006. Dos cambios de década (yo me entiendo), seis cambios de calendario. Otra referencia a Caza a la espía: los medios de comunicación qué más seguían los protas de la peli eran la TV, la prensa y los blogs. En un par de ocasiones como mínimo se lo oí decir a los malos (el Gobierno) y a los buenos (el ex-diplomático liberal-rojo-Sean Penn).

Para acabar.



***

Feliz 2011. El año de la bestia.

jueves, 23 de diciembre de 2010

Spam

Entre el spam, y entreverada con publicidad de alargadores de penes, he encontrado esto:

No one likes having offended another person; hence everyone feels so much better if the other person doesn't show he's been offended. Nobody likes being confronted by a wounded spaniel. Remember that. It is much easier patiently -and tolerantly- to avoid the person you have injured than to approach him as a friend. You need courage for that.

Ludwig Wittgenstein

Entiendo las palabras pero no lo que quieren decir. Cualquier aportación es bienvenida.

martes, 7 de diciembre de 2010

El último trimestre

El último trimestre del año siempre ha sido mi favorito, desde hace 20 años. Empieza el otoño, y con él el frío y las lluvias, la ropa de invierno, las bufandas, las botas. La probabilidad de dos o tres puentes antes de Navidad. Y la Navidad. Siempre recordaré las Navidades con mi familia, y los pequeños ritos que tácitamente habíamos acordado, rutinas agradables, casi sagradas, que debíamos seguir antes de abrir los regalos que Papá Noel dejaba en el comedor de nuestra casa después de la Misa del Gallo.

Todo eso acabó, y este año ha sido más evidente que ningún otro. El frío ya no me resulta tan agradable, será que me hago viejo. La ropa de invierno está vieja, los puños de las camisas rozados, las chaquetas con coderas, y la alegría consumista de renovar el fondo de armario ya no lo es tanto. Pesa más la preocupación. El acto de abrir la billetera y verla vacía. De mirar el saldo de la libreta de ahorros el día 4 del mes y leer una cifra de dos dígitos a la izquierda de la coma decimal.

Mi mujer explicaba ayer a los niños el Título Primero de la Constitución. Yo procuraba callar, pero no podía evitar sorprenderme cuando, cada vez que recitaba un derecho fundamental, me daba cuenta de que muy pocos lo disfrutan (disfrutar, me ha traicionado el subconsciente). Y los que los pueden ejercer empiezan a considerarse privilegiados. Derechos fundamentales y libertades públicas. Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Nadie puede ser privado de su libertad. Se garantiza el derecho a la intimidad personal y familiar. Se garantiza el secreto en las comunicaciones. Los ciudadanos tienen el derecho a acceder en condiciones de igualdad a las funciones y cargos públicos. Todas las personas tienen derecho a obtener la tutela efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos. Las penas privativas de libertad y las medidas de seguridad estarán orientadas hacia la reeducación y reinserción social. La enseñanza básica es obligatoria y gratuita. Se reconoce el derecho a la huelga de los trabajadores para la defensa de sus intereses. Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad. La Ley garantizará el derecho a la negociación colectiva laboral entre los representantes de los trabajadores y empresarios, así como la fuerza vinculante de los convenios. Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo. El Estado velará especialmente por la salvaguardia de los derechos económicos y sociales de los trabajadores españoles en el extranjero, y orientará su política hacia su retorno. 

Paro aquí. No puedo evitar un gesto amargo mientras copio y pego.

Y la prensa de hoy: 

«Ha remarcado el Presidente [Bono que] la Constitución "sabiamente ha ofrecido la fortaleza de su letra para alertarnos a todos de que quienes recurren al chantaje para defender privilegios siempre son los culpables, los únicos culpables". Y también ha lanzado una advertencia, porque a su juicio "ni han vencido en esta ocasión, ni vencerá quien lo intente de nuevo; nos va demasiado en ello y los culpables deben perder toda esperanza frente a los españoles y frente a la Constitución", concluyó Bono» (Informativos Telecinco).

Mi hijo se ha levantado tarde. Ha venido a buscarme, para contarme cómo su mejor amigo pasa de nivel en Lego Star Wars-The Complete Saga. De vez en cuando callaba y yo le miraba. Sus ojos apuntaban a algún sitio inexistente. No sonreía. Tragaba saliva. He intentado descubrir que expresaba su cara: aturdimiento, desconexión, angustia. Espero que no. Serán los mocos. No lo sé. No estoy seguro.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Choose life

Choose life. Choose a job. Choose a career. Choose a family. Choose a fucking big television, choose washing machines, cars, compact disc players and electrical tin openers. Choose good health, low cholesterol, and dental insurance. Choose fixed interest mortage repayments. Choose a starter home. Choose your friends. Choose leisurewear and matching luggage. Choose a three-piece suite on hire purchase in a range of fucking fabrics. Choose DIY and wondering who the fuck you are on a Sunday morning. Choose sitting on that couch watching mind-numbing, spirit-crushing game shows, stuffing fucking junk food into your mouth. Choose rotting away at the end of it all, pishing your last in a miserable home, nothing more than an embarrassment to the selfish, fucked up brats you spawned to replace yourself.

Choose your future.

Choose life.

John Hodge



“Quien le echa un pulso al Estado, pierde”

¿Tienen razón los controladores en sus reivindicaciones y en sus métodos? Qué más da. Eso no es lo importante. Hay que ver más allá y darse cuenta de durante los próximos meses nos vamos a jugar cosas mucho más importantes y ésta movilización actual está siendo muy significativa respecto a contra quién se está jugando realmente y hasta dónde están dispuestos a llegar [...].

¿Cuándo es "salvaje" una huelga o movilización? ¿Cuando jode de verdad y puede funcionar? Por lo visto hay que movilizarse sin molestar al patrón ni a los clientes ni a los proveedores. Movilicémonos repartiendo besos en la boca o tocando el pito durante 15 minutos en la puerta de la sede patronal más próxima. Cuando se haya ido el periodista que hace la foto, nos vamos. Eso es una movilización civilizada.

Leído aquí.

¿?

“Quien le echa un pulso al Estado, pierde”.
Alfredo Pérez Rubalcaba

domingo, 5 de diciembre de 2010

Brave New World

De aquí.

New Breed

"They, of course, didn't have jobs. They despised everything that most Americans pursue -stability, security. They rode their bikes, hung out in bars for days at a time, fought with anyone who messed with them. They were self-contained, with their own set of rules, their own code of behavior. It was extraordinary."

Bill Ray

sábado, 4 de diciembre de 2010

Then Came Bronson

Driver: "Taking a trip?"
Bronson: "What's that?"
Driver: "Taking a trip?"
Bronson: "Yeah."
Driver: "Where to?"
Bronson: "Oh, I don't know. Wherever I end up, I guess."
Driver: "Man, I wish I was you."
Bronson: "Really?"
Driver: "Yeah."
Bronson: "Well, hang in there."

Algunas cosas de actualidad (editado)

El otro día leía el El País un reportaje sobre la publicación de «Mussolini secreto. Los diarios de Claretta Petacci. 1932-1938». Me llamó la atención este párrafo:

«También ha intuido la joven la preocupación por la decadencia física del Duce. Tiene 52 años y casi le dobla la edad. "Mira qué mentón más firme; entiendo que una mujer pueda dormir con una fotografía debajo de la almohada, como haces tú", le suelta ante unas fotos suyas hechas por un periodista norteamericano. "¿Ves a tu gladiador, a tu atleta? Dime que no soy viejo; no quiero envejecer, la vejez es repugnante", comenta por teléfono tras un desfile militar. En una de las confesiones más impactantes, le admite que le preocupa empezar cada mañana de su vida acudiendo al váter: "Me humilla". Hay algo que le atrae, sin embargo, de esa pieza: "Me gustaría que hicieras pipí aquí conmigo"»

Extravagancias aparte ("Me gustaría que hicieras pipí aquí conmigo"), no comparto la precupación del Duce de empezar el día acudiendo al váter. La culpa quizá la tenga un profesor de Lengua que nos pidió un comentario de texto sobre la frase «come mucho, caga fuerte y no le temas a la muerte». Le di bastantes vueltas a aquél ejercicio. O puede que fuera también culpa de mi ex-amigo (¿o ahora se escribe examigo?) Ramón, compañero en el piso que compartíamos varios estudiantes en Madrid, cuando un día, después de salir del único baño de la vivienda, exclamó triunfante: «cagar es un placer». El caso es que un tránsito intestinal regular y consistente manifestado a primera hora del día me pone de buen humor. Posiblemente interpreto que las vísceras todavía funcionan razonablemente bien, o que ese día no tendré que preocuparme por los gases. Cagar es una buena forma de empezar la jornada laboral.

La verdad es siempre he querido compartir estas inquietudes escatológicas, pero nunca he sabido muy bien cómo hacerlo, y bueno, aquí están. La excusa: ayer por la  mañana [13-11-2010] empecé el día sentándome en el váter, y como era sábado y no había prisa, encendí la radio. Y escuchando a Paco Álvarez en el programa de RNE1 Hoy no es un día cualquiera, me quedé con esto:

«Leo algunos titulares: "La desconfianza se dispara (con respecto al G20)"; "Los líderes del mundo se muestran juntos para compartir mesa y mantel"; "Seúl o la reunión de sálvese quien pueda" o "La reforma financiera impulsada por el G20 encalla en la gran banca". Por si fuese necesario, pero ya lo dije la semana pasada, EEUU y China se las han arreglado para que la guerra de las divisas se convirtiese en el único tema verdaderamente importante que el G20 hubiera podido haber abordado y resuelto, pero que no ha abordado, porque antes de que lo abordase, yo creo que se terminó el caviar y el champagne. Pero no nos preocupemos, que todo estará resuelto en la próxima cumbre del G20. Entonces... hay que dejarlo para la próxima cumbre. Yo creo que esto es una tomadura de pelo que se parece a algo muy conocido y que yo he leído a menudo y quizá otros, yo lo he leído siendo pequeño en la peluquería de mi tío [...] Había un cartel que decía: "mañana se afeita gratis". Pues nada: esperemos a la próxima cumbre del G20 y mientras tanto que el dolar y el yuan (la moneda china) hagan de las suyas para que el euro se revalorice, las exportaciones europeas disminuyan y el precio del barril de petróleo siga subiendo porque es evidente que si el dolar vale menos, los que venden el petróleo en dólares no pueden perder dinero, luego tienen que subir los precios».



Salgo a la calle con la enana, compramos algunas cosas en la farmacia y luego nos sentamos un rato a ojear la prensa. Veo esta foto:



En ese momento creo que dejo el períodico y ayudo a mi hija a acabar con la bolsa de patatas fritas.

Recuerdo la conversación telefónica que tuve el viernes con mi padre. La típica discusión sobre macroeconomía, en la que yo critico a la banca por haber hecho limpieza en casa con fondos públicos cerrando el crédito a las familias y a las PYMES, y en la que mi padre la defiende «por la deuda pública que se ha tenido que comer». Como no quiero dar mi brazo a torcer, le contesto algo, pero me deja con la mosca detrás de la oreja. Luego busco algo en Google, y encuentro, claro:

La banca no da crédito porque puede ganar lo mismo invirtiendo en deuda pública

«La banca ha encontrado la piedra filosofal para seguir ganando dinero sin dar crédito, según ponen de manifiesto las cuentas de las entidades publicadas hasta ahora. Y se debe a la generosidad ilimitada del Banco Central Europeo (BCE). La jugada es la siguiente: bancos y cajas de ahorros toman prestado todo lo que quieran al 1% a un plazo de hasta 12 meses y, en vez de prestarlo, lo invierten en deuda pública, que da una rentabilidad del 3,49% en el caso de Alemania (máxima solvencia, calificación AAA) o de hasta el 4% si quieren irse a un país un poco menos solvente como España (AA+).

La diferencia entre ambos tipos, tres puntos porcentuales, es el margen que se apuntan las entidades. Algo que no está nada mal en los tiempos que corren y, sobre todo, que tiene mucho menos riesgo que conceder préstamos con la incertidumbre actual sobre la solvencia de unos particulares y empresas con la amenaza permanente del paro o del cierre, respectivamente.

Los banqueros españoles han tardado un suspiro en descubrir una oportunidad tan clara ("así se las ponían a Felipe II", comentaba recientemente S.McCoy). Y así se refleja en los resultados del primer semestre, donde el beneficio de operaciones financieras se ha disparado gracias a esta operativa, hasta el punto de que se han convertido en un pilar fundamental de la cuenta de pérdidas y ganancias. Por ejemplo, en el caso del Sabadell, el 183,6%. Y en el de Bankinter, el negocio de mercado de capitales ha crecido el 242,83%».

Me acabo de enterar de que a eso le llaman «carry trade».

Se dice, se comenta:

«En 2008 nos mintieron: el dinero entregado por el gobierno a la banca, nunca iba a ir destinado a reabrir la espita del crédito para la pequeña y mediana empresa y, por tanto, no contribuiría a crear ni empleos, ni a volver a poner en marcha la maquinaria económica. Lo sabían tanto la banca que recibía como el gobierno que daba. Simplemente se trataba de evitar que la Banca española no pudiera afrontar los pagos el 31 de diciembre de 2008 debía realizar a entidades de crédito europeas y al Banco Central Europeo. La banca española quedó a la recíproca y, favor por favor, se comprometió a comprar deuda pública emitida por el Estado. Toma y daca entre el Estado y la Banca. ¿Y la ciudadanía? Engañada, por supuesto.

En apenas un año de agosto de 2008 a agosto de 2009 las entidades financieras españolas han comprado masivamente deuda pública. Hoy tienen un 75% más que hace un año, en cifras absolutas unos 70.000 millones de dólares. De entre todos los sistemas financieros del mundo, el español es el más decidido a comprar deuda del Estado. Del total de deuda pública adquirida por la Banca Europea en 2008-2009 (245.000 millones de euros, un 19% más de lo que tenían), la Banca Española ha adquirido ella sola, algo más del 30% del total europeo. Algo a todas luces desmesurado y que, por sí mismo, denota la existencia de un acuerdo suscrito a espaldas de la ciudadanía entre el Estado y la Banca.

No es una técnica bursátil nueva, de hecho, en tiempos de vacas gordas, e incluso cuando la economía ha estado a medio gas siempre se ha utilizado la técnica del “carry trade”. Se suele utilizar en operaciones de especulación con divisas, pero hoy es un sistema monopolizado prácticamente por la banca. Es muy simple: pido un crédito a un interés X e invierto ese dinero en bolsa obteniendo unos beneficios Y. Si yo pago el dinero a un interés del 3% y obtengo unos beneficios bursátiles del 7%, estaré ganando aproximadamente un 4%, podré afrontar mi deuda con el banco y obtener, de paso, un jugoso beneficio con un dinero que, a fin de cuentas, no es mío. Esa técnica se suele utilizar en períodos de auge bursátil y, especialmente, cuando las tasas de interés son bajas.

Eso es precisamente lo que ha estado haciendo la banca española a lo largo del año 2009 aprovechando que las tasas de interés eran extremadamente bajas y el dinero prácticamente salía gratis. El problema ha sido que la banca española ha utilizado, en connivencia con el Estado, un sistema perverso: ha solicitado créditos constantemente al Banco de España al 1% y con ese dinero ha comprado masivamente deuda pública emitida por el Estado que renta un beneficio medio del 3%… La operación le ha valido un 2% de beneficios, sin absolutamente ningún riesgo». (De una página de Facebook llamada «Españoles por una banca pública».

Ayer, cenando con unos amigos, hablamos (como no podría ser de otra manera) de la crisis ¿financiera, fiscal, de confianza? y uno de ellos afirma que el mundo lo gobiernan «cinco judíos de Manhattan y que tienen todo el dinero».

Me preocupa que alguien con quien comparto mesa y mantel diga esas cosas. Pero mantengo mi boca cerrada. La amistad es lo primero, aunque la inteligencia sea escasa.
 



Me hablan de una iniciativa llamada Transforma España, me suena a «esto sólo [la tilde es mía, cojones] lo arreglamos entre todos punto org». Lo comento con alguien cercano al productor de la iniciativa, y me dice:

:-) al final me lo voy a tener que leer para poder opinar, esto no es como el fútbol que todo el mundo puedo opinar sin tener npi

No, no, es justo al revés, SÍ es como el fútbol: todos podemos opinar sin tener npi. Qué menos.

Un poco más, ya acabo esta edición cortada y pegada con el rollo de los controladores aéreos (por cierto, que alguien me explique lo del decreto aprobado por el Consejo de Ministros, pero mantenido en reserva y publicado en el BOE a las 21:30):

El sindicato de controladores USCA, que ha reconocido que lo sucedido obedece a la aprobación hoy del nuevo modelo de gestión aeroportuaria, venía advirtiendo en las últimas jornadas que, tras un año de conflicto con el Ministerio por sus condiciones de trabajo, los ánimos en el colectivo estaban muy encendidos. También advertían de que cada vez les era más difícil controlar a sus afiliados, a los que hoy ha pedido "calma y serenidad". De hecho, a la misma hora que se confirmaban las bajas daban una rueda de prensa para afirmar que acataban el decreto. Por este motivo, descarta una huelga y asegura que la protesta ha sido "espontánea".

Me mola esa espontaneidad. Lamento que a mucha gente les hayan jodido el puente pre-navideño, sé que los controladores aéreos ganan mucho dinero. Pero me reconforta saber que unos pocos pueden hacer cosas que afectan a muchos, sin ser presidentes de bancos o líderes sindicales.

Se me van las ideas. Paro. Pienso. Democracia: es una forma de organización de grupos de personas, cuya característica predominante es que la titularidad del poder reside en la totalidad de sus miembros, haciendo que la toma de decisiones responda a la voluntad colectiva de los miembros del grupo (Wiki, claro).

¿Verdadero o falso? ¿Alguién se atreve a decir que es verdadero, aquí, ahora?

«El Gobierno aprueba el estado de alarma y "moviliza" a los controladores aéreos. Según ha explicado el ministro, esta medida significa que los controladores pasan a estar movilizados, lo que supone que en caso de no asistir al trabajo estarían incurriendo en un delito de desobediencia tipificado en el código militar». Olé. Es genial. Y lo ha hecho el PSOE. Cuando tenga la cabeza más fría intentaré explicarme, pero me da que tenemos un gobierno de "gatillo fácil". Solucionar un conflicto laboral con el Código Penal Militar.

Sinceramente, no me esperaba esto. Sé que me estoy metiendo en jardín del que seguramente no sabré salir, pero creo que voy a hacerlo. Cuando se me pase la resaca.