domingo, 17 de abril de 2011

Contenedor 1

Visto aquí

2 comentarios:

LOBO dijo...

En el fondo ... siempre goza usted de ese tufillo rancio del ricino quemado mezclado con el "old school" un toque de "vintage" y una gota de clásico y antiguo todo ello combinado con algo de madera ...

Conforma casi el perfume "perfecto", el aroma de lo que perdura al paso del tiempo ...

Gozo de pituitarias exigentes ...

Demasiada afinidad ... ;-)

Borde dijo...

Llevo un tiempo diciendo que me gustaría jubilarme en un pueblo. En una casa con muros de piedra y vigas de madera, a ser posible. Tampoco hace falta que sea muy grande, basta un corral pequeño y una cocina (esta si que debe ser grande, aunque me quede sin comedor) con chimenea, para vivir entre pucheros.

Y una buhardilla estaría bien, con una escalera apta para septuagenarios, sillón de orejas, y muchos libros. Y un pequeño mueble bar. Y en el patio, o en la cochera, una motocicleta monocilíndrica, vehículo histórico, con carburador, que yo mismo pudiera arreglar.

Un pueblo de no más de 300 habitantes.

Lejos y cerca.

Quiero pedir disculpas a mis pocos y fieles lectores habituales. Estoy seco. No tengo nada que decir. De verdad. Estoy plano. Espero que se me pase.