domingo, 5 de junio de 2011

kibagami@mypost.jp

Bueno. Ahí voy.

Supongamos que yo estoy dando uno de mis paseos montañeros, y estoy disfrutando con él.

Cae una finísima llovizna que resulta incluso agradable, pues la temperatura es buena. Es un placer estar aquí y ahora.

Voy caminando sin prisas, mirando el camino, los árboles, el cielo. Siento la brisa que trae esas finísimas gotas de lluvia que puedo ver deslizar por mi vieja chaqueta engrasada.

Oigo a los árboles cortando el viento y tocándose entre sí. De vez en cuando el extraño silbido de un mirlo, nunca igual al anterior. Es una sensación relamente placentera.

El perro marcha veinticinco metros delante de mí, pero se va volviendo constantemente a vigilarme. Para él, el paseo es mucho mayor, pues va y viene constantemente, olisqueándolo todo y mordiendo algunos palos (el sabrá porqué). Es un placer ver la energía que tiene. De vez en cuando, me avisá ladrando de que ha encontrado algo. Solicita unos segundos de atención. Se los concedo con gusto, aunque generalmente sus hallazgos sólo los encuentra de interés él mismo.

Vemos venir a alguien en sentido contrario. ¿Otro chalado que sale a pasear lloviendo? Pues sí.

Es un hombre de edad avanzada. Lleva un bastón largo, para ayudar a la marcha. Su perro y el mío ya están congeniando (primero con una desconfianza digna de maleantes; a los diez segundos, como si se conocieran de toda la vida).

- "Buenos días".
- "Buenos días".

Sonrisas. Y eso es todo. Cada cual a lo suyo. Tenía la misma cara de placer que yo.

Sigo adelante. En medio minuto mi perro ha recuperado el terreno perdido, por haberse quedado un rato más con su colega.

Pienso en el hombre. Pienso en su chaqueta. Llevaba una bonita chaqueta de gore-tex. Debió costarle dinero. Se trata de una fibra totalmente impermeable, pero transpirable. Ideal para caminantes bajo la lluvia. Puedes realizar una marcha vigorosa, estando aislado de la lluvia, y ahorrarte la sudada.

Miro mi vieja chaqueta, que tengo que impermeabilizar de vez en cuando con con grasa de caballo (o sintética). Alguna vez me ha calado. Sobre todo los hombros. Por no revisarla debidamente antes de salir.

Además, si te cae encima un aguacero "de los que hacen afición", donde esté el gore-tex que se quite el engrasado. Lo engrasado acaba calando, mientras esa fibra es completamente estanca.

No estaría mal una chaqueta así. Yo salgo bastante. Y muchas veces lloviendo. Desearía una chaqueta así. Además, cuando llueve y hace calor, o caminas rápido,te pegas unas buenas sudadas por la falta de transpiración. Deseo una chaqueta así. Me vendría de perlas.

El perro me apoya las patas en los pantalones. Me ha visto caminando despistado y se ha acercado a ver porqué diablos no le hacía mucho caso. Metrae de nuevo a la realidad.

Observo que mis pensamientos de deseo hacia la chaqueta del otro caminante, han hecho que me perdiera parte del camino, pues no iba atento. Por otra parte, el perro me ha dejado unas hermosas huellas de patas, hechas con barro y agua, en el pantalón. ¡Vaya por dios!. Desearía haberme cambiado de pantalón antes de salir. Por pereza, no me puse uno más "sufrido". Éste estaba limpio y ahora tendré que lavarlo.

Hablando de pantalones. Ahora recuerdo que he dejado unos tendidos en el balcón, secándose. Si la lluvia que ahora me está mojando ha llegado a la ciudad, mis pantalones se estarán mojando y no los podré usar mañana. Desearía haberme acordado de quitarlos del tendedero. Ya se veía que iba a llover.

Como no es posible cambiar el pasado (desear no haberme olvidado), desearía poder regresar lo antes posible, más que nada para no tener que ir mañana a trabajar en calzoncillos (o con estos pantalones que el perro ha "bautizado").

Me pongo a caminar más rápido (El perro está encantado, lo suyo es correr).

[...]

No sigo. Como entretenimiento, he tenido bastante. No quiero cansar a nadie con estos rollos que se me ocurren.

En resumen:

Para mi placer, se refiere a un acto en presente; mientras que deseo, es un futurible que podrá ser o no.

En cualquier caso, el deseo (algo meramente mental), ha trastocado mi paseo, y el placer que me estaba reportando (algo claramente tangible y presente).

Saludos.

kibagami@mypost.jp