domingo, 25 de octubre de 2009

Estrategias de superviviencia familiar

Siempre había pensado que, cuando varias parejas salen juntas a comer o a cenar, era una grosería machista que los hombres se sentaran en un extremo de la mesa y las mujeres en el otro.

Hasta anoche.

Esta estupidez sirve también para mover un poco hacia abajo la foto de Ric. Me parte el corazón verle así. Sé que es una cobardía, pero prefiero mirar hacia otro lado. Pasemos esta página de nuestras vidas.

6 comentarios:

LOBO dijo...

¿Es algo típico del Levante español? (al menos de allí quiero decir).

Pregunto esto, no sin reconocer cierta curiosidad, porque no es la primera vez que lo veo. En mi caso la primera vez que lo vi fue en una cena en Castellón.

Borde dijo...

Levante español, Levante español... jamás oirá usted a un valenciano referirse a su tierra como "Levante" :-)

No sé si es típico, pero cuando se juntan seis personas, 3 mujeres y 3 hombres, con la idea de cenar, tomar unas copas y tener una charla agradable, y te das cuenta de que sólo se ha hablado de niños, de colegios, deberes, pañales, pediatras y vacunas porque las mujeres, entreveradas con los hombres, han conseguido monopolizar la conversación, entiendes a los que tienen esa costumbre secesionista.

Fue algo triste ver el rumbo que tomó la reunión, después de varios intentos fallidos de llevar la tertulia a cualquier tema que no fuera la vida doméstica, tengo que decir. Pero bueno, ya pasó, y aquí estamos.

LOBO dijo...

Mis disculpas, quizá no me expresé bien, auqnue yo creo que si. No me refería unicamente a Valencia. ;-)

A alguna de esas reuniones he asistido. Lo cierto es que he podido comprobar la metamorfosis de las mentes de cada uno de los integrantes de las mismas con el paso del tiempo.

He podido confirmar que caduqué.

No pasa nada, es una batalla perdida, lo tengo asumida. Incluso intento empatizar con ellos para no ponerme en su lugar. Es algo que en el fondo nunca consigo.

A riesgo de parecer pedante, el paso del tiempo es inexorable ...

Borde dijo...

En ese caso el que tiene que pedir disculpas soy yo.

Inexorable, sí. O una mierda. O una putada. O imparable. O una pérdida de tiempo (redundancia).

Tengo el día torcido hoy. Disculpas de nuevo.

LOBO dijo...

Creo que no deberíamos perder el tiempo. Intente enderezar su día o seguirá perdiendo el tiempo. SE lo dice un auténtico experto en tal menester, de lo cual, por cierto, no quisiera se interpretase que me me jacto de ello. Es penoso. Efectivamente, es una mierda, una putada por eso yo creo que si intentamos no perderlo nos ira mejor. Creo que, al menos, el Lobo, que es por el único que puedo hablar, debería intentarlo de una puta vez.

Vamos amigo mío, arriba ese ánimo.

chose dijo...

¿una practica sólo de un sitio concreto?
¡y una mierda!
Las mujeres a un lado y los hombres al otro es común en el ser humano. He vivido en sitios distintos y siempre he asistido a alguna de esas reuniones.

Bastante jodidas para una mujer que también quiere hablar de otras cosas, pues no acaba de sentirse cómoda en ninguno de los grupos.

Time goes by... si, la vida iba en serio.

saludos y fuerza.